Actualidad

La USAID vuelve a Bolivia luego de haber sido expulsada por injerencia hace seis años

Publicado:
El ministro de Interior del Gobierno de facto, Arturo Murillo, expresó su satisfacción por el interés del organismo estadounidense en "apoyar" a su país.

Luego de seis años de haber sido expulsada de Bolivia por el Gobierno de Evo Morales, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) ha manifestado su intención de "apoyar" al país andino.

La información de la dio a conocer el ministro de Interior del Gobierno de facto, Arturo Murillo, en su cuenta de Twitter, donde expresó su agradecimiento por la reunión que sostuvo con el administrador adjunto para América Latina y el Caribe de la USAID, John Barsa "para tratar varios temas relativos a Bolivia" y el "trabajo conjunto" en el país sudamericano. "Hay interés por apoyar a nuestra patria, avanzamos", agregó el funcionario.

La semana pasada, la canciller de facto, Karen Longaric, había aseverado que el Gobierno de la presidenta autoproclamada, Jeanine Áñez, procuraba establecer relaciones internacionales "totalmente desideologizadas" para "velar por los intereses del país".

¿Por qué salió la USAID de Bolivia?

El primero de mayo de 2013, el presidente Evo Morales expulsó del país a USAID acusándola de conspiración e injerencia en asuntos políticos internos.

En esa oportunidad acusó de injerencia en asuntos políticos internos a la agencia que operaba en ese país desde 1964.
 
"No faltan algunas instituciones de la embajada de EE.UU. que siguen conspirando contra este proceso, contra el pueblo y en especial contra el gobierno nacional", señaló Morales en aquella ocasión.

En 2010, la USAID había anunciado un presupuesto de 250 millones de dólares que serían usados supuestamente para programas de desarrollo.

La USAID ha sido señalada por expertos de haber contribuido, a través de ONG y organizaciones privadas, con la creación de partidos políticos de la oposición para torpedear la llegada de Morales al poder, así como dar apoyo a programas de contrainsurgencia en sectores campesinos.

Posteriormente, tras la asunción de Morales, la agencia fue acusada por el Gobierno de participar activamente en los planes violentos de desestabilización, de separatismo y de intervención en los procesos electorales en Bolivia.

Covid19