Actualidad

Una influyente revista cristiana pide la dimisión de Trump, al que tilda de "ser humano moralmente perdido"

Publicado:
Christianity Today afirma en un duro editorial que el actual presidente estadounidense "ha rebajado el nivel de la idea de moralidad en su Administración".
Una influyente revista cristiana pide la dimisión de Trump, al que tilda de "ser humano moralmente perdido"

La revista evangelista estadounidense Christianity Today publicó el 19 de diciembre un editorial en el que explícitamente pide la destitución de Donald Trump, argumentando que su permanencia en el cargo de presidente de EE.UU. es contraria no solo a las  leyes, sino también a la moralidad religiosa.

En el texto, el redactor jefe Mark Galli afirma que los delitos que se le incriminan al mandatario son sin duda alguna contrarios no solo a las leyes de EE.UU., sino también a las normas cristianas.

"El presidente de EE.UU. intentó aprovechar su poder político para obligar a un líder extranjero a hostigar y desacreditar a uno de sus opositores políticos. Eso no es solo una violación de la Constitución, sino que, más importante aún, es profundamente inmoral", escribe Galli.

"Ha rebajado el nivel de la idea de moralidad en su Administración. Ha contratado y despedido a varias personas que ahora son criminales convictos. Él mismo ha admitido acciones inmorales en los negocios y en sus relaciones con mujeres, y sigue estando orgulloso de ellas. Su cuenta de Twitter, con su retahíla habitual de caracterizaciones erróneas, mentiras y calumnias, es un ejemplo casi perfecto de ser humano moralmente perdido y confundido", agrega.

"Creemos que debe ser destituido; esto no es una cuestión de lealtades partidistas, sino de lealtad al Creador de los Diez Mandamientos", concluye Galli.

Esta es la primera vez que Christianity Today —un influyente medio que tiene cientos de miles de lectores— expresa abiertamente su postura sobre Trump, aunque en anteriores ocasiones la publicación ya se había pronunciado políticamente. En 1998 pidió la dimisión del entonces presidente Bill Clinton en medio de un escándalo que terminó en un juicio político, y en 1974 también se mostró partidaria de la renuncia de Richard Nixon, acusado de espiar al Comité Nacional del Partido Demócrata.

RT