Actualidad

Una capa de 'nieve' de hierro podría cubrir el núcleo de la Tierra

Publicado:
El manto de polvo metálico varía a través de la superficie del núcleo interno y es más gruesa en el hemisferio oeste, donde sus cúmulos pueden alcanzar los 300 km de altura.
Imagen ilustrativa

La superficie del núcleo interno terrestre estaría cubierta por una gruesa capa de una suerte de 'nieve' de aleaciones férreas que se forman en el núcleo externo y caen al nucleo interno, determinó un equipo de investigadores de China y EE.UU.

Los cientificos llegaron a esa conclusión tras analizar la velocidad a la que pasan las ondas sísmicas a través del centro de nuestro planeta. Resultó ser que se propagan más rápido de lo esperado cuando atraviesan el hemisferio este de la parte superior del núcleo interno y se desaceleran en la capa baja del núcleo externo.

El fenómeno puede ser explicado a través de la hipótesis del geólogo soviético Stali Braginski, quien sugirió, en la década de 1960, la existencia de una capa de polvo metálico entre las dos partes del núcleo. Tal manto podría amortiguar el paso de las ondas sísmicas, causando la discrepancia notada por los investigadores.

"Es algo extraño pensar en eso. Hay cristales dentro del núcleo externo que se precipitan sobre el núcleo interno sobre una distancia de varios cientos de kilómetros", cita un comunicado de la Universidad de Texas en Austin (EE.UU.) a uno de los autores del estudio, el profesor Nick Dygert.

La suposición fue corroborada por recientes experimentos conducidos por otro integrante del equipo, el profesor Youjun Zhang, quien descubrió que los cristales basados en hierro pueden constituir cerca del 15% de la parte inferior del núcleo externo.

Asimismo, la observación de ondas sísmicas mostró que la capa de 'nieve de hierro' varía a través de la superficie del núcleo interno y es más gruesa en el hemisferio oeste, donde las montículos pueden alcanzar los 300 kilómetros de altura.

"El límite interno del núcleo no es una superficie simple y lisa", comenta Zhang y agrega que este detalle "puede afectar la conducción térmica y las convecciones del núcleo".

El estudio, que verá luz en la versión impresa de la revista JGR Solid Earth el 23 de diciembre, está disponible en el sitio de la edición.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!