Actualidad

Una cámara corporal registra como un hombre toma un rehén a punta de cuchillo y es abatido por la Policía

Publicado:
La Policía sostiene que las imágenes de la cámara corporal que llevaba el oficial justifican sus acciones que permetieron salvar la vida de la mujer.
Una cámara corporal registra como un hombre toma un rehén a punta de cuchillo y es abatido por la Policía

Un agente de Policía mató a tiros a un hombre después de que este tomara como rehén a una empleada de una pizzería en la ciudad Lancaster (Ohio, EE.UU.). La Policía sostiene que las imágenes de la cámara corporal que llevaba el oficial justifican sus acciones que permitieron salvar la vida de la mujer.

El pasado sábado la Policía local recibió una llamada, inicialmente por un robo, pero al llegar al lugar se percataron de que el sospechoso, Troy E. Kirk, había tomado a una de las empleadas como rehén y sostenía un cuchillo en la garganta de la mujer, recogen los medios locales.

Dan Shupp, el subjefe de la Policía, informó que el disparo tuvo lugar aproximadamente 35 minutos después de que se recibió la llamada. Durante este tiempo el oficial intentó negociar, aunque sin éxito, con el agresor para que dejara libre a la víctima.

Según el video, que dura unos cinco minutos, se puede escuchar a Kirk pidiendo a los oficiales que lo maten. El agresor advierte a los oficiales que si no "ponen una bala en su cabeza", matará al rehén. A lo que el oficial responde "quieres que te quitemos la vida, no queremos hacer eso". 

ADVERTENCIA: LAS SIGUIENTES IMÁGENES PUEDEN HERIR SU SENSIBILIDAD

"La oportunidad se presentó y uno de los oficiales en escena realizó un disparo", dijo Shupp. "Obviamente, el rehén fue liberado. En este momento lo estamos tratando como una situación de tiroteo que involucra a un oficial. Obviamente, el secuestrador falleció".

Después de hacer públicas las imágenes de la cámara, Shupp afirmó este lunes que el video refuerza la necesidad de haber usado la fuerza letal.

Por su parte, la madre de Kirk declaró que su hijo era esquizofrénico y tenía una adicción a la metanfetamina. Había estado despierto durante 8 días y tenía miedo de que la Policía intentara matarlo.

RT