Actualidad

Le ofrecen una manta en una terraza de Tenerife y le cobran 6 euros por aceptarla

Publicado:
El establecimiento alega que fue "un simple error humano" y que se trataba de una fianza que debía ser devuelta.
Le ofrecen una manta en una terraza de Tenerife y le cobran 6 euros por aceptarla

Una clienta denunció en sus redes sociales que una cafetería les había cobrado a ella y a su acompañante seis euros por el uso de una manta en su terraza. La mujer acompañó su tuit con la imagen del recibo de las consumiciones en las que se podía leer 'Mantas' como uno de los conceptos cobrados.

Los hecho sucedieron este domingo en La Flaca, una cafetería de Costa Adeje, al sur de la isla española de Tenerife. Cuando la pareja se sentó en la terraza una trabajadora del local les ofreció "muy amablemente" una manta para calentarse mientras disfrutaban de su bebida y su shisha, según relata la clienta. La sorpresa llegó cuando recibieron la cuenta y les cobraron este servicio.

A partir de ahí se sucedieron durante los siguientes días una serie de encontronazos entre clientes y establecimiento. Los primeros denuncian que en un primer momento se les negó la devolución del importe y tampoco pudieron acceder a la hoja de reclamaciones.

¿Se trataba de una fianza?

Por su parte, la cafetería ha respondido a todas las acusaciones este jueves a través de un comunicado remitido al medio local Diario de Avisos. Explican que debido a que desaparecen una cantidad excesiva de las mantas que ofrecen a sus clientes han optado por "introducir una fianza que se devuelve al devolver la manta", y achacan que en este caso no se produjera la devolución a "un simple error humano".

Aunque desde el local manifiestan que "claramente" lamentan lo ocurrido, sostienen que "el cliente no ha actuado de la forma más adecuada o elegante". Así, le acusan de no haber respetado el plazo de un día para subsanar el error que el propio cliente estableció y que en ese periodo ya había difundido las críticas por redes y periódicos.

"Queda claro que las críticas recibidas por lo ocurrido nos parecen excesivas ya que también se ha manipulado mucha información difundida", sostienen desde el establecimiento, que alega que en ningún momento se negó facilitar la hoja de reclamación, sino que el camarero que les atendió tardó en encontrarla, aunque finalmente lo hizo.

Finalizan el comunicado irónicamente dando las gracias al cliente "por la gran y mediática publicidad" que ha generado para La Flaca y avisando de que están contemplando la posibilidad "de emprender acciones legales por el hecho de haber difundido y manipulado conversaciones privadas".

Covid19