Actualidad

Militarización, discursos y tensión política: así celebra Bolivia el Día del Estado Plurinacional

Publicado:
Morales hablará a sus seguidores desde un acto organizado en un estadio de Buenos Aires. Mientras, el Gobierno de facto sacó a militares y policías a las calles.
Militarización, discursos y tensión política: así celebra Bolivia el Día del Estado Plurinacional

En medio de un ambiente político tenso, este miércoles 22 de enero, Bolivia celebra, por décima vez, el Día del Estado Plurinacional.

Este año, sin embargo, la celebración será distinta debido a la crisis política que atraviesa el país desde hace tres meses en los que ha habido elecciones, violencia ante el desconocimiento de los resultados, golpe de Estado y masacres en varias regiones.

La celebración de este 22 de enero se da porque Bolivia dejó de ser denominada República en 2009, cuando en febrero de ese año se promulgó la nueva Constitución del país, tras ser aprobada en un referéndum realizado el mes anterior, en la que se estableció al país como un Estado Unitario Social de Derecho Plurinacional Comunitario, "dada la existencia precolonial de las naciones y pueblos indígenas originarios campesinos".

El 22 de enero de 2010, Evo Morales asumió un nuevo mandato y estableció ese día para celebrar al Estado Plurinacional, por medio de decreto presidencial, y desde entonces es festivo.

Este año, las autoridades de facto amenazaron con suspender el feriado. El ministro de Trabajo, Oscar Mercado, dijo que la medida sería analizada con otras carteras del Estado, pero al final no hubo ningún anuncio.

Movilizaciones y Morales desde Buenos Aires

Morales invitó a celebrar esta fecha que, además, recuerda 14 años de su asunción a la Presidencia de Bolivia, en 2006.

El mandatario depuesto, actualmente refugiado en Argentina, estará en un acto en el estadio Deportivo Español de Buenos Aires. Desde ese lugar se transmitirá su mensaje a las concentraciones previstas en Bolivia. 

La celebración de este día, además, llega tres días después de que el partido de Morales, Movimiento al Socialismo (MAS), anunciase el binomio que competirá en las próximas elecciones generales, previstas para el 3 de mayo: Luis Arce Catacora, candidato a la Presidencia, y David Choquehuanca, a la Vicepresidencia. 

Por su parte, la presidenta del Senado y militante del MAS, Eva Copa, informó que en territorio boliviano habrá "desfiles, asambleas, cabildos, donde ellos harán conocer su voz recordando un día tan especial". Enfatizó que en la fecha se celebra "la recuperación de los derechos humanos" y "la presencia de los indígenas y campesinos en instancias de decisión".

Mientras, Andrónico Rodríguez, vicepresidente de las Seis Federaciones Cocaleras del Trópico de Cochabamba, confirmó la participación de esta organización, que preside Morales, en las celebraciones.

En el caso de Cochabamba, la concentración será en la avenida Prolongación Panamericana.

Termina la "resistencia pacífica"

Además de celebrar el Día del Estado Plurinacional, los cocaleros anunciaron que protestarán contra el gobierno de facto de Jeanine Áñez, luego que la Asamblea Legislativa Plurinacional y el Tribunal Constitucional aprobaran la extensión de su mandato, que debía cesar este 22 de enero.

En la fecha, además, se termina la "resistencia pacífica" que tenían contra las autoridades de facto, según dijo Rodríguez el pasado 6 de enero, en un acto público.

"En este momento no estamos con las manos para abajo, sino estamos en un momento de resistencia pacífica contra el fascismo", recalcó entonces.

En Cochabamba se registró la primera masacre del Gobierno de facto. En ese departamento, específicamente en la localidad de Sacaba, provincia del Chapare, bastión político de Morales, una operación de las fuerzas de seguridad, el pasado 15 de noviembre, dejó un saldo de nueve muertos.

Militarización previa

Luego que se anunciaran las movilizaciones, las autoridades de facto iniciaron el despliegue de policías y militares en las calles de Bolivia.

Según el ministro de Defensa de facto, Luis Fernando López, la movilización de los militares a las calles tiene, simplemente, "una tarea de prevención" y los uniformados harán un "patrullaje normal a nivel nacional, en todas las ciudades capitales y provincias".

Sin embargo, el mayor número de contingentes militares fue enviado a Cochabamba, hacia la región del Chapare y en El Alto, departamento de La Paz, otro bastión de Morales.

Chapare tiene abierta aún la herida de Sacaba, mientras en El Alto recuerdan la otra masacre del Gobierno de facto, ocurrida en la localidad de Senkata, el 19 de noviembre. De nuevo, un violento operativo de las fuerzas de seguridad, que buscaba despejar una planta de hidrocarburos bloqueada por manifestantes, dejó un saldo de 10 personas muertas.

Ante el nuevo despliegue militar, la Defensoría del Pueblo manifestó su preocupación, justamente por los antecedentes previos de operaciones conjuntas policiales-militares como las de Sacaba y Senkata, dice un comunicado de la institución.

"Es importante recordar que tanto la Policía Boliviana como las Fuerzas Armadas deben enmarcar sus intervenciones en los Principios Básicos sobre el Empleo de la Fuerza y de Armas de Fuego por los Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley, precautelando los derechos a la vida, integridad, salud y dignidad de la población", dice el texto, y señala que estos cuerpos de seguridad deben considerar que "cualquier exceso" puede acarrear "responsabilidad penal individual para sus autores y responsabilidad internacional al Estado Boliviano".

Las contramarchas

La movilización de los cocaleros y del MAS no será la única, puesto que otros movimientos políticos convocaron actividades para la fecha.

El Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) anunció que realizará un cabildo, en la plaza San Francisco de La Paz, para celebrar la salida de Morales y expresar su respaldo a Áñez.

También se movilizarán las denominadas Plataformas 21F, que defienden los resultados del referéndum del 21 de febrero de 2016, cuando la mayoría votó a favor del "no" para la modificación de la Constitución que permitía más reelecciones al presidente y vicepresidente del país.

El 21F informó que se sumará a la actividad de la Conade en la Paz, pero también replicará los cabildos en otras urbes de Bolivia.

Estas movilizaciones, tanto a favor de Morales como de Áñez, también podrían considerarse una medición de fuerzas de cara a las elecciones generales.

No habrá informe de gestión

En esta fecha, Morales acostumbraba a presentar su informe anual de gestión ante la Asamblea Legislativa Plurinacional; también estaban previstos desfiles cívico militares y eventos con grupos musicales en los que el propio mandatario compartía con los bolivianos.

Este año, pese a que el Parlamento confirmó que habrá sesión especial, Áñez ofrecerá un discurso desde el Palacio de Gobierno, según confirmó el ministro de la Presidencia de facto, Yerko Núñez. Señaló que el informe de gestión corresponde darlo al mandatario el 6 de agosto, cuando el país celebra su Día de Independencia.

Edgar Romero G.

Si te ha parecido interesante, compártelo con tus amigos

Covid19