Actualidad

El Vaticano crea una casa de acogida para exmonjas abandonadas y empujadas a prostituirse para mantenerse

Publicado:
El cardenal João Braz de Aviz también denunció casos de abusos sexuales a religiosas por parte de sacerdotes y entre las propias monjas.
El Vaticano crea una casa de acogida para exmonjas abandonadas y empujadas a prostituirse para mantenerse

El cardenal João Braz de Aviz informó que el Vaticano habilitó una casa de acogida para exmonjas que fueron abandonadas o expulsadas de sus conventos, y detalló que incluso algunas de ellas tuvieron que prostituirse para mantenerse. 

Braz de Aviz, prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, hizo estas declaraciones en una entrevista para el suplemento mensual 'Mujeres, Mundo e Iglesia', del L'Osservatore Romano del próximo mes de febrero, pero que se publicará a finales de enero, y que adelanta la prensa.

El cardenal reiteró el deseo del papa de luchar contra los abusos cometidos dentro de la Iglesia y destacó los casos de estas religiosas. 

"Incluso ha habido en algunos casos en los que han tenido que recurrir a la prostitución para poder mantenerse", denunció el cardenal, quien destacó que las peor tratadas son las extranjeras.

"Las cosas están cambiando. El ejemplo más significativo es precisamente la decisión del Papa de establecer en Roma una residencia para recibir a las monjas de la calle", aseveró Braz de Aviz. En estos momentos hay unas 10 mujeres en el hogar de acogida, abierto desde hace un año y medio.

Braz de Aviz aseguró que el Vaticano investiga los informes que llegan a su dicasterio sobre abusos sexuales contra religiosas por parte de sacerdotes y también entre las propias monjas. "Es un fenómeno que se ha mantenido  escondido. Pero sale a la luz. Tendrá que salir", aseguró.

En el suplemento también se hace hincapié sobre el agotamiento, la explotación y los abusos de poder de los que son víctimas las religiosas, y adelantó que se creará una comisión para ayudarlas.

Cambios radicales

El papa Francisco ha realizado cambios radicales en la forma en que la Iglesia católica romana trata los casos de violencia sexual y abuso de menores cometidos por clérigos. En diciembre abolió la regla del "secreto pontificio", que los cubría anteriormente.

La nueva norma pone, entre otras cosas, a disposición de la Justicia civil todas las denuncias, testimonios, informes y sentencias eclesiales.

El máximo pontífice adoptó esos cambios en medio de las crecientes críticas por el hecho de que la Iglesia haya utilizado el alto grado de confidencialidad para proteger a los clérigos pedófilos, silenciar a las víctimas de abusos sexuales y evitar que la Policía investigue los delitos.

Covid19