Actualidad

Descubren que una momia fue víctima de un asesinato a puñaladas y que su anatomía tenía varias insólitas rarezas

Publicado:
El hallazgo del corazón también supuso una sorpresa, ya que en el Antiguo Egipto solía extirparse a los cadáveres para determinar si la persona había llevado una buena vida.
Descubren que una momia fue víctima de un asesinato a puñaladas y que su anatomía tenía varias insólitas rarezas

Una momia egipcia conservada en el Museo del Úlster (Irlanda del Norte) llamada Takabuti perteneció a una mujer con 33 dientes que murió víctima de un violento ataque a puñaladas hace aproximadamente 2.600 años en la antigua ciudad de Tebas.

La revelación, que el diario Belfast Telegraph compartió con sus lectores este lunes, se produce tras una "rica historia de pruebas a Takabuti desde que fue desenvuelta en Belfast en 1835" y la reciente aplicación de varios métodos modernos de análisis practicados a los restos.

La momia fue sometida en los últimos años a rayos X con una máquina portátil, varias tomografías computarizadas, análisis químicos del cabello, datación por radiocarbono y una biopsia para secuenciar su ADN.

El detalle más importante que resalta de los nuevos datos recabados es que falleció tras ser acuchillada por la espalda. Se desconocen las circunstancias en las que recibió la letal herida, pero sí que la muerte fue rápida y sucedió cuando era todavía muy joven, cuando apenas tenía 20 años.

La investigación deparó asimismo varios descubrimientos insólitos sobre su anatomía. Takabuti tenía un diente extra: 33 en lugar de los habituales 32, algo que solo ocurre en el 0,02 % de la población. Además, su esqueleto tiene una vértebra adicional, una peculiaridad que solo se da en el 2 % de las personas.

Greer Ramsey, curador de arqueología de los Museos Nacionales de Irlanda del Norte, resalta otro detalle que cree que no debe subestimarse: el hallazgo del corazón de Takabuti, algo raro, ya que en el Antiguo Egipto se solía extraer este órgano del cadáver y medirlo para determinar si la persona había llevado una buena vida. "Si era demasiado pesado, el demonio Ammit se lo comería y el viaje a la otra vida fracasaría", explica.

Las muestras de ADN y los rayos X también han permitido arrojar nueva luz sobre los orígenes de la joven momificada, que, según los científicos, podría haber sido de ascendencia europea.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

Covid19