Actualidad

Descubren una antigua población 'fantasma' en Camerún

Publicado:
Un análisis de ADN de restos mortales de la Edad de Piedra, encontrados en el refugio rocoso de Shum Laka, ha revelado que dichas personas no tenían relación con los habitantes actuales de esas tierras.
Descubren una antigua población 'fantasma' en Camerún

El análisis de ADN de los huesos de cuatro niños de la Edad de Piedra, hallados enterrados en el refugio rocoso de Shum Laka, al oeste de Camerún, ha revelado que no tenían relación con los actuales habitantes de esas tierras, informa Science magazine. Se trata del primer análisis de ADN de humanos de dicha época en la región, que ha revelado múltiples sorpresas.

Los citados niños resultaron estar más estrechamente relacionados con cazadores-recolectores como los Baka y Aka, grupos tradicionalmente conocidos como 'pigmeos' y que hoy viven a 500 kilómetros de distancia, en las selvas tropicales del oeste de África Central. 

La segunda gran sorpresa llegó cuando el equipo descubrió algunos indicios de que los Baka, Aka y otros cazadores-recolectores de África Central pertenecen a uno de los cuatro linajes más antiguos de los humanos modernos conocidos, con raíces que datan de hace 250.000 años.

Esta conclusión y otras, incluyendo que una población 'fantasma' previamente desconocida contribuyó genéticamente a las personas que viven en hoy África, está arrojando luz sobre la que todavía es la región genéticamente más diversa para los humanos en el mundo hoy en día, según los científicos.

Antiguo refugio

Los investigadores han encontrado innumerables artefactos y 18 entierros humanos en las rocas de Shum Laka, un refugio que las poblaciones locales han usado durante al menos 30.000 años y que fue descubierto hace 30 años.

Pero el nuevo estudio se centró en los entierros de los citados cuatro niños, que vivieron durante la transición de la Edad de Piedra a la Edad del Metal.

Se trata de un niño de 4 años y otro de 15, encontrados en un entierro doble que data de hace aproximadamente 8.000 años, y una niña de 4 y un niño de 8 años, cuyos entierros datan de hace unos 3.000 años.

Conclusiones

Aunque separados por miles de años, estos niños resultaron ser parientes lejanos, y cerca de un tercio de su ADN provino de antepasados ​​que estaban más estrechamente relacionados con los cazadores y recolectores en el oeste de África Central. Los otros dos tercios provienen de una fuente antigua en África Occidental, incluida una "población fantasma de humanos modernos perdidos hace mucho tiempo que no conocíamos antes", indicó David Reich, el investigador principal y genetista de la Universidad de Harvard, a la revista Science.

Los genomas de los niños también sugieren que sus antepasados ​​se mezclaron con miembros de diferentes poblaciones.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

Covid19