Actualidad

Una provincia argentina declara la emergencia tras la muerte de 6 niños por desnutrición en una comunidad indígena

Publicado:
Otros 10 menores están graves como reflejo de la pobreza extrema que sufren en sus localidades.
Una provincia argentina declara la emergencia tras la muerte de 6 niños por desnutrición en una comunidad indígena

La muerte de seis niños por desnutrición obligó al gobierno de la provincia de Salta, en Argentina, a decretar una emergencia sociosanitaria que implicará el reforzamiento de programas sociales y atención médica durante 180 días.

A lo largo de enero, en pleno verano austral, seis menores de entre seis meses y tres años de edad, pertenecientes a la comunidad indígena wichi, fallecieron después de padecer vómitos y diarreas ante las altas temperaturas y con síntomas de deficiencias alimentarias crónicas.

La situación es crítica, ya que el gobierno provincial reconoció que por lo menos otros 10 niños están graves y con el mismo cuadro médico como reflejo de la pobreza extrema que sufren en sus localidades.

El gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, confirmó en redes sociales la declaración de emergencia que regirá en tres departamentos a donde se enviarán cargamentos de agua potable y alimentos. 

También reconoció que esta crisis forma parte de "la triste realidad" que viven los salteños hace muchos años, por lo que convocó a trabajar en conjunto para saldar la deuda que se tiene con los pueblos originarios que viven en el norte de la provincia.

Sáenz asumió el pasado 10 de diciembre como gobernador de Salta, una provincia en la que, de acuerdo con datos oficiales, más del 40 % de sus habitantes (alrededor de 262.000 personas) no gana lo suficiente para cubrir la canasta básica alimentaria. Y de ellos, el 7,7 % directamente no tiene para comer porque es indigente.

Las muertes de niños por desnutrición en Salta se registran desde hace años y generan emergencias por parte del gobierno y preocupación social de manera intermitente sin que se logre resolver el problema de fondo, que es la pobreza extrema que sufre la mayoría de los pueblos originarios.

Los políticos y parte de la sociedad suelen presumir que Argentina tiene la capacidad de producir alimentos para 400 millones de personas, es decir 10 veces más que su población, aunque no hay ningún estudio serio que valide ese dato que se ha vuelto un lugar común. Lo que sí se ha comprobado es que aquí hay personas que mueren de hambre.

En medio de esta nueva emergencia, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, informó que apoyará al gobierno de Salta con la distribución inicial de módulos alimentarios mensuales, la entrega de la nueva tarjeta alimentaria y programas de acceso al agua potable y servicios de salud. 

"Desde hace semanas, equipos del Ministerio están trabajando en la zona y dispusimos desde el primer momento el reparto de agua envasada… el Ministerio de Defensa sumó al terreno dos camiones potabilizadores, que ya están repartiendo agua segura en 18 puntos críticos del norte de Salta. Estas acciones están garantizadas para todo 2020. Se está elaborando un plan para llevar soluciones hídricas y de saneamiento de largo plazo", aseguró.

De esta manera se tratará de morigerar una tragedia social que, según reconoció la ministra de Salud de Salta, Josefina Medrano, también se refleja en los 10 niños que están internados con un cuadro de recuperación nutricional y en otra decena de menores ingresados con problemas de salud vinculados a deficiencia alimentaria. 

Covid19