Actualidad

Muere una niña de 12 años en Egipto luego que sus padres la sometieran a la mutilación genital

Publicado:
El fiscal público ordenó el arresto de los padres de la víctima y el médico que realizó la operación, que es penada por la ley del país pero sigue siendo común en la región.

Una niña de 12 años murió esta semana en la provincia de Assiut (sur de Egipto) después de que sus padres la llevaran a un médico que le realizó la mutilación genital femenina, una práctica criminal que sigue siendo común en la región, según informa AP, citando a un comunicado judicial.

La muerte de la menor llevó al fiscal público del país a ordenar el arresto de sus padres y el médico que realizó la operación. 

Desde mediados de la década de 1990, Egipto ha tratado de poner fin a esta práctica secular, también conocida como circuncisión femenina, que se cree erróneamente que permite controlar la sexualidad de las mujeres. 

En 2008, a pesar de la fuerte oposición de los sectores conservadores, el Parlamento aprobó una ley que prohíbe la escisión de genitales femeninos. No obstante, una encuesta gubernamental realizada en 2015 encontró que el 87% de las mujeres egipcias de entre 15 y 49 años han sido circuncidadas, según subraya AP.

Lagunas en la ley e incomprensión en la sociedad

En 2016, los legisladores egipcios adoptaron enmiendas a la ley, redefiniendo la mutilación genital femenina de un delito menor —castigado generalmente con hasta dos años de prisión— a un delito grave, que conlleva penas y castigos más duros.

Sin embargo, varios expertos señalan que la ley sigue teniendo lagunas, como por ejemplo el dispositivo que dice que esta práctica se penaliza solo en los casos en que "no hay justificación médica" para realizar la operación. 

"Esta cláusula abre la puerta a los padres y a los médicos para afirmar que no estaban realizando la circuncisión femenina, sino simplemente eliminando un crecimiento de la piel supuestamente incómodo", indicó a AP el abogado de derechos humanos Reda el Danbouki.

Al mismo tiempo, gran parte de la sociedad egipcia, y a veces incluso los jueces, no está convencida de que esta práctica sea un delito que merezca castigo. Así, en 2016 un tribunal penal dictaminó un año de sentencia suspendida para dos médicos y para la madre de una adolescente de 17 años que falleció después de haber sido sometida a la mutilación genital, un veredicto que generó fuertes críticas de activistas.

"Muchas más niñas egipcias serán sometidas por la fuerza a la operación y muchas de ellas morirán mientras el Estado no aplique una estrategia clara y que realmente penalice la práctica", señaló la directora del Centro Tadwein sobre Investigaciones de Género, Amel Fahmy.

Covid19