Actualidad

El Gobierno de Brasil paga pensiones a unas 52.000 hijas solteras de exfuncionarios

Publicado:
Este beneficio se basa en una ley de 1958 ya derogada, pero aquellas que adquirieron el derecho siguen recibiendo los pagos.
El Gobierno de Brasil paga pensiones a unas 52.000 hijas solteras de exfuncionarios

El Gobierno de Brasil paga una pensión a unas 52.000 mujeres solteras, cuyos padres trabajaron desde antes de 1990 en el Gobierno federal, según informa el diario O Estado de S. Paulo, que cita un documento del Ministerio de Economía.

El beneficio se basa en una ley de 1958 que justifica esta ayuda para las mujeres sin un padre o marido y que no pueden mantenerse por sí mismas. La ley ya fue derogada, pero aquellas que adquirieron el derecho siguen recibiendo sus beneficios. 

En total el Gobierno gastó 630 millones de reales (unos 148 millones de dólares) en los últimos dos meses de 2019. Los datos del año anterior no fueron publicados. 

La mayoría de las beneficiarias son hijas de exfuncionarios del Ministerio de Infraestructura, seguido por los de Ciencia y Tecnología, Economía, Salud y Agricultura. 

"Casos absurdos"

Las hijas solteras de exparlamentarios y exservidores del Congreso que no se casaron o no tienen empleo público también contaban con unos beneficios similares, que fueron suprimidos en 1990. Pese a todo sigue habiendo 194 mujeres que lo cobran.

El presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, calificó en enero estas pensiones de "absurdas" y defendió finalizar con estos beneficios. Maia estudia presentar una demanda ante el Supremo Tribunal Federal (STF) para terminar con los pagos. 

"Todos los casos son absurdos. Continuaremos investigando, tomando decisiones y trabajando para que el STF cambie su interpretación y tenga una real de lo que es correcto, para que no tengamos privilegios, ni desperdicios innecesarios", sentenció al diario. 

Estos beneficios son para muchos un símbolo del derroche del Estado y los altos sueldos de sus funcionarios, bastante mayores que los del sector privado. 

Covid19