Actualidad

Un relator de la ONU critica el "uso de las instituciones judiciales y fiscales con fines de persecución política" en Bolivia

Publicado:
Gustavo Torrico, exministro y asambleísta del Movimiento al Socialismo, ha sido detenido este jueves acusado de sedición y terrorismo.

El relator especial de Naciones Unidas sobre Independencia de Magistrados y Abogados, Diego García-Sayán, cuestionó el jueves el "uso de las instituciones judiciales y fiscales con fines de persecución política" en Bolivia.

García-Sayán mostró su preocupación a través de Twitter. "Crece el número de detenciones ilegales", dijo el experto, e hizo referencia a la última detención conocida: "Hoy fue el turno del exministro Gustavo Torrico".

El relator especial de la ONU se refería así al arresto del exministro y asambleísta del partido del expresidente Evo Morales, Movimiento al Socialismo (MAS). Torrico fue detenido este jueves, acusado de sedición y terrorismo, por no comparecer ante el tribunal para declarar. García-Sayán finalizó con un llamamiento "al respeto a la independencia de las instituciones y al debido proceso".

El último político arrestado

Gustavo Torrico fue detenido en su casa en el sur de La Paz, según informó el director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELC). Su director, Iván Rojas, declaró a la Agencia Boliviana de Información (ABI) que se emitió la orden de aprehensión porque el asambleísta no compareció a la convocatoria del Ministerio Público, que investiga también al exministro de Defensa Javier Zavaleta y a otros exmiembros del Gobierno de Morales.

Por su parte, el dimitido presidente criticó la detención de Torrico, que calificó de "ilegal", y dijo que se trataba de "una prueba más del Estado de No Derecho en Bolivia".

Lo cierto es que la actuación de Iván Rojas también ha sido criticada. Recientemente la investigadora Silvia Sandoval presentó una denuncia por amenazas de muerte para que dejara el caso PAT (en el que se investigan las ganancias ilícitas de la directora de una red televisiva). Además, el fiscal Samuel Lima presentó un informe sobre "presiones" de Rojas por acciones que debía asumir en diferentes casos.

"Si antes con el MAS había manipulación de casos, ahora estamos peor, se nota la presión sobre los fiscales por temas políticos. Se han forzado varios casos", sostenía un oficial anónimo en declaraciones a Página Siete.

Un goteo de detenciones

Desde que se forzó la salida del Gobierno de Evo Morales y se instauró el nuevo Ejecutivo de facto de Jeanine Áñez, han sido constantes las polémicas por las diversas detenciones que se han producido de personas del entorno político del expresidente.

Así, el pasado 1 de febrero, el exministro de Minería César Navarro y el exviceministro de Tierras Pedro Dorado fueron detenidos temporalmente cuando se disponían a abandonar el país después de obtener los salvaconductos pertinentes. El Gobierno de Áñez argumentó que el incidente se debió a "la descoordinación producida entre la Policía Nacional y el Ministerio Público que generó confusión".

Ese mismo día fue detenida la apoderada de Evo Morales, Patricia Hermosa, y unos días antes, el 15 de enero, el exministro Carlos Romero era arrestado, acusado de corrupción.

Además, en la Embajada de México en La Paz todavía están asilados varios funcionarios del Gobierno de Morales. El propio exmantarario se encuentra en busca y captura, puesto que ha sido denunciado por sedición y terrorismo ante los tribunales bolivianos.

"Escenografía electoral fraudulenta"

Para el periodista internacional Alberto Rabilotta la declaración del relator de Naciones Unidas confirma que "las elecciones [del próximo 3 de mayo] evidentemente están amañadas y van a ser una obra totalmente destinada a impedir que el MAS llegue nuevamente al Gobierno".

"Es difícil decir en estos momentos cuál será la perspectiva política en Bolivia a partir de estas elecciones", explicó Rabilotta a RT, mientras añadió que "esta escenografía electoral fraudulenta está dirigida por EE.UU.".

"Está imponiendo su voluntad con una impunidad total y está manejando a todos los actores de la derecha boliviana. Es muy difícil pensar que puede haber una solución política negociada razonable antes de estas elecciones", añadió Rabilotta, quien reiteró que "los golpistas bolivianos van a seguir actuando con impunidad".

Si te ha parecido interesante, compártelo con tus amigos

Covid19