Actualidad

Asamblea Legislativa de El Salvador condena la militarización del Parlamento por Bukele y lo insta a "desistir de sus amenazas y uso de la fuerza"

Publicado:
Este lunes, la Corte Suprema admitió una demanda de inconstitucionalidad y emitió medidas cautelares dirigidas al presidente del país, Nayib Bukele, y al Consejo de Ministros.

Este lunes, la Asamblea Legislativa de El Salvador  en una sesión extraordinaria aprobó un pronunciamiento en conjunto condenando la actuación del presidente Nayib Bukele, quien el domingo ingresó al Parlamento con elementos de las Fuerzas Armadas para presionar a los diputados a discutir y aprobar su plan de seguridad. 

De acuerdo con el texto del documento, dicha "irrupción y toma militarizada de las instalaciones donde se congrega el Pleno Legislativo" ha sido condenada enérgicamente por la Asamblea Legislativa, ya que el objetivo de esta acción era "intimidar a los parlamentarios y parlamentarias, mediante el ingreso de militares y policías armados de fusiles y con actitudes amenazantes", y representa una "expresión de violencia propia de los momentos más oscuros de la historia de El Salvador".

Asimismo, el órgano legislativo de El Salvador rechazó "los lamentables hechosque culminaron el domingo 9 de febrero, con una violación" a su independencia, al tiempo que remarcó "la inviolabilidad parlamentaria y por consecuencia la ruptura del Orden Constitucional Salvadoreño, afectando gravemente nuestro sistema democrático, y el funcionamiento de los pesos y contrapesos en el ejercicio del poder".

En dicho pronunciamiento, la Asamblea Legislativa repudió "el constante insulto y amenazas a las parlamentarias y parlamentarios, así como la persecución a diputadas y diputados por parte de las fuerzas del Estado, incluyendo en sus casas de habitación, para amedrentarlos y presionarlos para tomar decisiones". Asimismo, denunció "la violación de la libertad de prensa, información y expresión, contra periodistas y camarógrafos nacionales y extranjeros que trataban de cubrir tan lamentable suceso".

A través de dicho documento, los legisladores pidieron a "los congresos del mundo y organizaciones de parlamentos su solidaridad en defensa de la democracia y el Estado de Derecho en El Salvador", así como exigieron "al Presidente de la República que desista de sus amenazas, ultimátum y uso de la fuerza, para disolver el congreso salvadoreño".

Más temprano, el Grupo Parlamentario de Mujeres —conformado por diputadas de todas las fuerzas políticas— denunció hechos de violencia y acoso, que incluyó acciones de vigilancia afuera de sus viviendas con la finalidad de intimidarlas a ellas y sus familias para que sesionaran el domingo. 

El viernes pasado, Bukele y el Consejo de Ministros se ampararon en el artículo 167 de la Constitución para convocar de forma extraordinaria a los diputados y obligarlos a sesionar el domingo para aprobar la tercer fase del plan de seguridad 'Control Territorial', que implica un crédito de 109 millones de dólares (aproximadamente 100 millones de euros) para fortalecer la seguridad del país y luchar contra las pandillas.

Bukele asistió acompañado por oficiales de Policía y militares armados, y tras una oración en el lugar reservado para el presidente de la Asamblea, ordenó el inicio de la sesión. No obstante, no se pudo celebrar por no haber quórum, al comparecer tan solo 28 de los 84 diputados que componen la Cámara, puesto que la mayoría de los grupos de la Asamblea Nacional no reconocen la potestad del mandatario para la convocatoria. 

Breno Altman, periodista y editor del sitio Opera Mundi, señala que Bukele actúa como un clásico populista de derechas para convencer a las masas, al tiempo que abre las puertas del país a EE.UU. y al neoliberalismo.

"Golpe de Estado"

Este lunes, la diputada Nidia Díaz, del partido opositor Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), tildó de una gran ofensa y un acto de violación la militarización del Parlamento. "Todo con el fin de dar un golpe de Estado a la Asamblea, que fue elegida democráticamente", acusó. 

"Nunca creí que iba a ser testigo de lo que vi ayer", dijo por su parte el diputado Rodolfo Parker, del Partido Demócrata Cristiano. 

Asimismo, Carlos Reyes, legislador de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena), criticó el uso de las Fuerzas Armadas y la Policía pata implementar "un autogolpe". En este mismo punto, la secretaria de la Junta Directiva, Cristina Cornejo, del FMLN, también tildó la militarización del Parlamento como un "intento de golpe de Estado" para controlar todos los Poderes

"Bajo amenaza, queremos dejar claro, que Arena no dará sus votos nunca, por más que nos quieran intimidar", agregó el diputado Reyes en relación a un la votación de un préstamo por 109 millones de dólares, que fue solicitado por el Ministerio de Hacienda al Legislativo desde noviembre pasado, para desarrollar la tercera fase del 'Plan de Control Territorial', que contempla la modernización del aparato de seguridad.

Notificación de la Corte

Previo a la sesión extraordinaria, el Parlamento salvadoreño leyó la notificación de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, que ordenó a Bukele a abstenerse de usar a las Fuerzas Armadas para fines que no son los establecidos en la Constitución.

La Sala de lo Constitucional admitió una demanda de inconstitucionalidad presentada por dos ciudadanos ante la irrupción de Bukele en la Asamblea Legislativa. Dentro de las medidas cautelares emitidas por el órgano judicial, se ordenó al Ejecutivo a que "se abstenga de hacer uso de la Fuerza Armada en actividades contrarias a los fines constitucionalmente establecidos".  

La Corte también ordenó al ministro de Defensa Nacional, René Merino, y al director de la Policía Nacional Civil, Mauricio Arriaza, a no ejercer "funciones y actividades distintas a las que constitucionalmente y legalmente están obligados".  

RT