Actualidad

Papa Francisco cierra la posibilidad de ordenación de los hombres casados

Publicado:
La medida se había planteado como una forma de paliar la escasez de curas en las zonas más remotas de la Amazonia.
Papa Francisco cierra la posibilidad de ordenación de los hombres casados

El papa Francisco ha decidido finalmente no plantear la posibilidad de que los hombres casados puedan ser ordenados como sacerdotes, abierta en octubre del pasado año por el Vaticano, como una medida para afrontar la escasez de curas en las zonas más remotas de la Amazonia.

En su reciente exhortación apostólica 'Querida Amazonia', publicada este mismo miércoles, el Pontífice no hace ninguna mención a esta posible solución, a la que se oponían los sectores más conservadores de la Santa Sede.

Los obispos reunidos en el Sínodo especial para la Amazonia, que se celebró en octubre, recomendaron que, como en muchas áreas de la región sudamericana los fieles llegaban a pasar meses sin recibir los sacramentos por la falta de sacerdotes, el máximo pontífice valorara la opción de que los hombres casados, siempre que acreditaran una reputación consolidada y a poder ser un origen indígena, recibiesen la ordenación sacerdotal. 

Una omisión significativa

La exhortación papal difundida este miércoles, en cualquier caso, no incluye esa medida como solución a la falta de curas en la Amazonía, circunstancia que se ha interpretado como una desestimación de la propuesta del Sínodo.

Si bien el texto reconoce que "es urgente evitar que los pueblos amazónicos estén privados de ese alimento de vida nueva y del sacramento del perdón", Francisco no apela en ningún momento a ordenar a hombres casados, sino que emplaza a todos los obispos, especialmente a los latinoamericanos, "a ser más generosos, orientando a los que muestran vocación misionera para que opten por la Amazonia".

La destrucción ecológica en el centro del discurso

Más allá de la cuestión sacerdotal, la exhortación del papa Francisco clama principalmente contra el deterioro ecológico de la región amazónica, "donde existe una relación tan estrecha del ser humano con la naturaleza" y donde al mismo tiempo "los daños a la naturaleza los afectan de un modo muy directo y constatable", a causa del "impacto ambiental de los proyectos económicos de industrias extractivas, energéticas, madereras y otras que destruyen y contaminan".

"El equilibrio planetario depende también de la salud de la Amazonia", asegura el Pontífice, preocupado tanto por "los intereses económicos de empresarios y políticos locales" como por "los enormes intereses económicos internacionales" que se ciernen sobre la región, y frente a los que reclama la creación "un sistema normativo que incluya límites infranqueables y asegure la protección de los ecosistemas, antes que las nuevas formas de poder derivadas del paradigma tecnoeconómico terminen arrasando no sólo con la política sino también con la libertad y la justicia".

RT