Actualidad

Una pareja y su bebé mueren acribillados en Rosario, la ciudad argentina azotada por la violencia narco

Publicado:
El hecho ocurrió en Rosario, la tercera ciudad más importante del país suramericano. En lo que va de año, ya suman 38 los crímenes en esa urbe, la mayoría vinculados a presuntos 'ajustes de cuenta' narco.
Una pareja y su bebé mueren acribillados en Rosario, la ciudad argentina azotada por la violencia narco

Una joven pareja y su pequeña bebé de un año y medio fueron asesinados a balazos la noche del domingo, en un aparente ataque sicario ocurrido en la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe, Argentina, informó el periódico El Ciudadano.

Las víctimas fueron identificadas como Christopher Nahuel Albornoz y Florencia Corvalán, ambos de 21 años, y su hija Chelsi, según informó el Ministerio Público de la Acusación (MPA).

Los tres iban a bordo de una moto por su barrio, Empalme Graneros —al noroeste de Rosario—, cuando, al llegar a una esquina, un auto se les puso a la par. De repente, recibieron una lluvia de balas que, según fuentes del MPA citadas por medios locales, habría sido disparada desde el vehículo con una "ametralladora de alto impacto".   

El triple crimen engrosa una preocupante lista de 38 crímenes en lo que va del año, la mayoría de los cuales los investigadores vinculan a presuntos ajustes de cuenta narco, en el marco de una disputa entre bandas por controlar el territorio. La modalidad es casi siempre la misma: disparos certeros y sorpresivos, en plena calle, desde un automóvil o una motocicleta. 

Los investigadores creen que este caso pudo haber sido producto de las actividades ilícitas del padre de Christopher Albornoz, Miguel 'Caracú' Albornoz (72), quien cumple prisión domiciliaria por haber liderado, de acuerdo a la Justicia, una banda de producción y venta de drogas en la zona. Su otro hijo, Gustavo (43), está preso por la misma causa federal. El lunes, el abuelo de la bebé asesinada negó ante la prensa local cualquier vínculo entre el narcotráfico y su familia.

Este lunes, en declaraciones al canal C5N, el ministro de Seguridad de la provincia de Santa Fe, Marcelo Saín, abonó la teoría de un ataque sicario relacionado a la disputa entre grupos del narco. 

"Este tipo de eventos están íntimamente vinculados a organizaciones criminales vinculadas al narcotráfico, que hace mucho tiempo que operan en Rosario, donde hay un mercado muy prolífico de drogas desde hace mucho tiempo", afirmó el funcionario.

De confirmarse esa hipótesis, la misma que maneja la Fiscalía de Homicidios Dolosos, este último ataque cruzaría un límite hasta ahora respetado, un código que no se rompía: los niños no forman parte de su guerra.    

'Los Monos', condenados pero "en funcionamiento"

Los enfrentamientos entre bandas que controlan la venta de estupefacientes en Rosario no es nueva, pero recrudeció tras el juicio a 'Los Monos', una organización delictiva que supo ser la más fuerte del territorio, y cuyos cabecillas fueron condenados en 2018 por la Justicia Federal. Ahora, pequeños grupos pelean por los negocios ilegales que 'Los Monos' ya no poseen, aunque siguen haciendo de las suyas desde la cárcel.

Es que, si bien 19 miembros de la banda fueron encarcelados, continúan en actividad. El mes pasado, el fiscal general de la provincia de Santa Fe, Jorge Baclini, reconoció que "la banda 'Los Monos' no fue desmembrada y sigue en funcionamiento", de acuerdo a declaraciones radiales recogidas por el diario La Capital. Incluso, Baclini aseguró que, según se pudo comprobar en varias investigaciones, han "ordenado balaceras" desde la prisión.  

'Los Monos' también fueron apuntados por atentados intimidatorios a balazos contra el domicilio del exintendente rosarino, Antonio Bonfatti, en 2013, y a varios jueces y sedes judiciales en 2018, previo a la condena que recibieron en diciembre de ese mismo año.

Santa Fe: La mayor tasa de homicidios del país

El Ministerio Público de la Acusación publicó en enero pasado un informe preliminar sobre la tasa de homicidios dolosos cada 100.000 habitantes registrada en la provincia de Santa Fe, en 2019: 337. Los casos se concentran en las dos ciudades más pobladas: Santa Fe capital (17,6), y Rosario (13,1). 

Ambas metrópolis triplican la cantidad de asesinatos respecto a la media nacional (5), aún habiendo alcanzado la provincia una leve baja respecto al año anterior (357). 

En el Gran Rosario, es decir, la ciudad y sus alrededores, hubo 138 muertes violentas en 2019. Solo en 48 días, entre enero y febrero de 2020, ya han ocurrido 38, la mayoría vinculadas a la disputa narco. 

"Un pequeño imperio"

Dentro de esta crisis del narco, que ya lleva más de una década, hay un componente ineludible, sin el cual, el nivel de violencia, negocios ilegales e impunidad no habría sido posible: la complicidad policial. De hecho, junto con 'Los Monos', han sido condenados nueve efectivos de seguridad.

Este año, a poco de asumir, el ministro de Seguridad Saín pasó a retiro a 31 comisarios como parte de un plan para reacondicionar a una institución que, a nivel local, quedó manchada por su relación, aunque fuera parcial, con el delito.

Si bien todas las gestiones comenzaron el pasado 10 de diciembre, la sucesión de crímenes violentos apuró a mediados de enero una reunión entre el presidente, Alberto Fernández, y el gobernador santafesino, Omar Perotti. Ambos firmaron un convenio para trabajar en temas de seguridad de manera conjunta. En tanto, la Casa Rosada se comprometió a enviar más efectivos de las fuerzas federales para combatir y prevenir el delito en la provincia. 

Tras la reunión, Fernández reconoció en una entrevista con el canal C5N que Santa Fe tiene "un serio problema de crimen organizado", y aseguró que los narcos "han montado un pequeño imperio" aunque no es un problema reciente, sino de "hace mucho tiempo".

Hasta ahora, los sucesivos gobiernos, nacionales y provinciales, no han podido frenar la violencia en el distrito. En medio de la crisis económica y social, mejorar la seguridad es un desafío pendiente.

Emmanuel Gentile

Covid19