Actualidad

"Solo quería escapar": Una joven violada y embarazada por su padre en Argentina habla del duro camino para lograr la condena contra su agresor

Publicado:
"A otras víctimas les aconsejo que hablen, siempre hay alguien para ayudar", le dice Ludmila a RT.
"Solo quería escapar": Una joven violada y embarazada por su padre en Argentina habla del duro camino para lograr la condena contra su agresor

Diego González fue declarado culpable de haber abusado sexualmente a su hija Ludmila durante más de 12 años, y este miércoles el Tribunal Oral Criminal Número 2 del partido de Quilmes, Provincia de Buenos Aires (Argentina), confirmó por unanimidad una condena de 35 años de cárcel, como solicitaba el fiscal y la parte actora. 

Según el reporte de Data Judicial, la Justicia obtuvo pruebas tan contundentes que el 18 de febrero había tardado menos de 15 minutos en pronunciar su adelanto de veredicto, una situación casi inédita. En efecto, los jueces analizaron las pruebas remitidas por la Fiscalía, como muestras de ADN y los relatos de la víctima y sus hermanos, enmarcadas en un grave contexto de violencia de género. 

Por su parte, el implicado ya estaba privado de su libertad bajo la modalidad de prisión preventiva. 

Un caso estremecedor

Ludmila era violentada sexualmente en una vivienda ubicada en la localidad de Bernal. En la causa judicial, la víctima declaró que fue abusada durante 12 años, cuando tenía entre siete y 19. El tío materno de la joven, Roberto Escobar, afirma que el delito habría ocurrido desde que ella tenía cinco años.

Según relata el pariente a RT, esta diferencia de dos años se explica porque la víctima recordó situaciones de abuso más antiguas, pero luego de haber brindado su testimonio ante las autoridades. 

Desde el entorno familiar le confirman a este medio que, producto de los abusos sexuales, Ludmila habría tenido tres embarazos de su propio progenitor.

La primera vez que Ludmila quedó encinta producto de las violaciones, fue obligada a abortar. En la segunda ocasión, el embarazo llegó a término pero el bebé murió tiempo después; y en la tercera dio a luz a su hija, que actualmente tiene cuatro años. 

La escapatoria y el apoyo para denunciar

La denuncia inicial fue radicada en 2017 ante la Comisaría de la Mujer de Quilmes. En esa oportunidad, Ludmila contó que su madre y sus tres hermanos desconocían la situación, a pesar de compartir la misma vivienda. Según dicha presentación, González buscaba momentos en que estaba solo con ella para cometer los delitos sexuales, como por ejemplo, cuando la mamá se iba al trabajo o se quedaba dormida. 

Dar aviso a las autoridades no fue fácil, porque al principio se sentía muy sola. Sin embargo, un día le contó la situación a varios allegados para buscar apoyo. "Cuando nos enteramos que era violada por su progenitor, la ayudamos a escapar junto a mi esposa, el hermano y la pareja de Ludmila", señala el tío. Con ese socorro, logró irse de su hogar y encontró refugio en la casa de su novio —actual esposo—, y se fue a vivir con esa nueva familia. 

A su vez, Escobar cuenta que tenía sospechas sobre esta circunstancia desde tiempo atrás, pero no podía radicar una denuncia porque esta debe hacerla la víctima. Así, luego de que Ludmila les relatara los hechos, la incentivaron a dar aviso a las autoridades y tres días después de contárselo a sus seres queridos, presentó la denuncia. La Justicia detuvo al abusador unas horas después, y quedó preso desde entonces. 

"Haberlo visto cara a cara, me hizo mover todos los recuerdos"

A pocas horas de escuchar la primera determinación del Tribunal, Ludmila, que hoy tiene 22 años, atendió a RT para contar cómo se sentía tras saber que su agresor fue considerado culpable: "Ahora muy bien no estoy. El hecho de haberlo visto cara a cara me hizo mover todos los recuerdos que tuve estos años. Pero, es lo que esperaba. Estoy agradecida a mi abogado y el fiscal, porque pidieron lo que queríamos". 

Por esos días, Ludmila esperaba que se concretara una pena máxima de 35 años contra González, en medio de la cuenta regresiva para conocer la condena: "Esperamos que el miércoles que viene los jueces tomen el veredicto y digan lo que realmente queremos escuchar". Así, tras darse a conocer la pena, ella y su círculo íntimo se mostraron conformes con la reciente resolución. 

Por otro lado, subrayó la importancia de sentirse acompañada en los momentos clave: "Antes de todo esto pensé que estaba sola, pero realmente no fue así". Y siguió: "Cuando mis allegados hablaron conmigo, tres días antes de hacer la denuncia, fue una emoción enorme, con esas lágrimas de sentir que no estoy sola. Son todo lo que tengo, me ayudaron muchísimo". 

Ludmila también relató que en un principio no tenía pensado denunciar, ni mucho menos obtener un fallo judicial favorable: "Solo quería escaparme, tenía miedo de que me encontrara y me matara". Luego, hubo que atravesar otras peripecias judiciales, ya que el proceso se interrumpió dos veces: "La primera vez no estaba el ADN, y la otra se suspendió porque el hijo de la abogada defensora tuvo un accidente".

Para concluir la charla, la joven le aconsejó a otras víctimas "que hablen". En su caso, el primero en escucharla fue su novio, "la persona menos pensada", quien supo respaldarla. "A veces, si no es la familia, se puede hablar con alguien de afuera", destacó. Y finalizó: "Nunca estamos solos, siempre va a haber alguien que te va a ayudar para salir de todo este infierno". 

Leandro Lutzky  

Covid19