Actualidad

La secta donde se inició la propagación del coronavirus en Corea del Sur entrega al Gobierno los nombres de sus 210.000 adeptos

Publicado:
El 70% de los infectados en el país asiático pertenecen a la Iglesia de Jesús Shincheonji, cuyos miembros recurren al secretismo debido a la mala reputación que tiene de la secta.
La secta donde se inició la propagación del coronavirus en Corea del Sur entrega al Gobierno los nombres de sus 210.000 adeptos

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea han informado este martes que el número de muertes por el coronavirus en el país se ha elevado a 11. En total, en Corea del Sur ya hay un total de 977 personas contagiadas y alrededor del 70% de ellas son adeptos de la Iglesia de Jesús Shincheonji, una secta religiosa originaria de la ciudad de Daegu, informa Yonhap.

Este martes, el presidente Moon Jae-in ha visitado Daegu y ha calificado la situación en esta ciudad de 2,5 millones de habitantes como "muy grave".

De los 9.200 miembros ya identificados de la secta Shincheonji, unos 1.300 muestran síntomas asociados con el covid-19. Las autoridades sanitarias han declarado que someterán con prioridad a estas personas al test del covid-19 antes del miércoles.

Además, este martes el líder de la secta ha entregado a las autoridades la lista de los adeptos, algo que rechazaba hasta que le advirtieron de las consecuencias legales de su negativa. De acuerdo con los datos proporcionados, en Corea del Sur hay unos 210.000 seguidores de este culto que no se exponen ante la sociedad por la mala fama que tiene la secta.

En muchas ocasiones, estos no cuentan ni siquiera a sus familiares su adesión a la Iglesia de Jesús Shincheonji, por lo que el líder de la secta ha pedido a las autoridades no revelar públicamente los nombres de sus seguidores. No obstante, con estos datos las autoridades podrán localizarlos y priorizar el monitoreo de estas personas y de sus contactos en relación con la propagación del virus.

'Paciente cero'

El contagio pudo haberse iniciado por una paciente de 61 años que participó en al menos cuatro servicios religiosos en la sede de la secta Shincheonji en Daegu antes de ser diagnosticada con el covid-19. Por el momento, no se sabe cómo se infectó la mujer.

Los ritos de oración de esta iglesia implican el contacto físico entre los seguidores, como poner los manos alrededor de los hombros de la persona de al lado, lo que potencialmente favorece la propagación del virus.

El movimiento Shincheonji, considerado una secta herética por las iglesias cristianas, fue fundado en 1984 y recluta a seguidores en Corea del Sur y otros países.

Sus adeptos defienden que su fundador, Lee Man-hee, representa la segunda llegada de Cristo y llevará a 144.000 personas al cielo el día del juicio final. Para poder entrar en este selecto grupo y ganar la competencia con el resto de fieles, se requiere convertir a nuevos miembros de manera constante y secreta.

Covid19