Actualidad

Constitucional de Perú declara legalidad de corridas de toros y peleas de gallos

Publicado:
En Perú se consideran estas prácticas como parte de las "tradiciones culturales", a pesar de la oposición de un grupo de ciudadanos que había solicitado que se definieran como "maltrato animal".
Constitucional de Perú declara legalidad de corridas de toros y peleas de gallos

El Tribunal Constitucional (TC) de Perú declaró la constitucionalidad de las corridas de toros y peleas de gallos en ese país después de que un grupo de 5.000 ciudadanos interpusiera una demanda para declararlas como maltrato animal.

La demanda ciudadana ante el TC buscaba declarar inconstitucional la Primera Disposición Complementaria 'Ley de protección y bienestar animal', que excluía de protección a las corridas de toros, peleas de toros y peleas de gallos debido a que habían sido declaradas "de carácter cultural".

Para que esta demanda interpuesta en 2018 por 5.287 personas fuera aprobada debía conseguir el voto de cinco magistrados, lo que no ocurrió debido a que cuatro se manifestaron en contra de que fuera declarada inconstitucional y tres a favor, tras cuatro horas de sesión en una audiencia pública.

Acciones del Estado

En la ponencia se insta al Estado a promover la conservación de la diversidad biológica, por lo que las autoridades deberán verificar que los animales que participan en este tipo de eventos "no sean víctimas de maltratos previos a ingresar a la cancha o ruedo que menoscaben su integridad, salud o capacidades".

Según la sentencia, las corridas de toros y las peleas de gallos deben realizarse "de acuerdo con las prácticas y usanzas tradicionales" y las provincias donde se realizarán estos eventos serán acordadas por el Ministerio de Cultura.

Cada 20 años, el Legislativo debe analizar el estado del debate para determinar si procede la prohibición de estas prácticas que se consideran culturales en Perú.

¿Tradición o maltrato?

Las opiniones sobre esta sentencia estuvieron divididas. Mientras algunos internautas celebraron la decisión, por considerar que estas prácticas son una tradición el país, muchos usuarios criticaron estas actividades "foráneas" que fomentan el maltrato y mercantilizan el "dolor animal".

A pesar de estas muestras de rechazo la sentencia es inapelable y habrá que esperar dos décadas para que este punto de la Ley sea analizado y debatido nuevamente. Sin embargo, es posible que el nuevo Congreso, próximo a instalarse, apruebe una norma jurídica que acabe con las corridas.

Covid19