Actualidad

"No a los médicos cubanos", el lema opositor que revive la guerra fría en Argentina en plena pandemia

Publicado:
Mientras Italia agradece el apoyo de contingentes de doctores y enfermeros provenientes de la isla, en el país sudamericano la oposición se resiste a su llegada por temor a supuestas invasiones y espionajes.
"No a los médicos cubanos", el lema opositor que revive la guerra fría en Argentina en plena pandemia

La posibilidad de que médicos cubanos viajen a Argentina para reforzar la atención de pacientes con coronavirus provocó el rechazo de un sector de la oposición política y periodística, que asegura que ni siquiera están titulados y que en realidad son enviados para infiltrarse y realizar tareas de inteligencia.

El debate se desató luego de que trascendiera que el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, contrataría a 500 médicos cubanos. El funcionario confirmó este miércoles que es una alternativa ofrecida por el gobierno del país caribeño, pero que todavía no ha sido aceptada y que sólo avanzará si los médicos argentinos no logran cubrir la demanda.

Uno de los casos que más llamó la atención fue el de Laura Alonso, extitular de la Oficina Anticorrupción durante el gobierno de Mauricio Macri, que es conocida por su visceralidad y animadversión contra el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, y que se sumó a una campaña que copó las redes sociales y los medios de comunicación mientras el país cumple la cuarentena obligatoria ordenada por el Ejecutivo para tratar de frenar los contagios.

Alonso, que durante sus cuatro años de gestión se centró en investigaciones sobre la corrupción kirchnerista y no la macrista, exacerbó así la polarización política que predomina en Argentina hace más de una década y que se desdibujó durante la pandemia, gracias a que el presidente buscó y obtuvo el apoyo mayoritario de la oposición a su estrategia para combatir el virus.

De manera inédita, Fernández ofreció distintas conferencias de prensa acompañado por el jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, ambos miembros de Cambiemos, la alianza macrista.

Gracias a ese acuerdo explícito de apoyo al presidente, la crítica de Alonso quedó aislada, ya que ningún político de peso apoyó el mensaje "No a los médicos cubanos", que fue impulsado principalmente por periodistas opositores que durante el macrismo fueron oficialistas.

Entre ellos se encuentra el periodista Javier Navia, quien se enfrascó en un debate con Mario Negri, el líder de la bancada de Cambiemos en la Cámara de Diputados, que la semana pasada sorprendió al reconocer al presidente como "el comandante" en la batalla contra la pandemia.  

Navia criticó a Negri por, según él, no cumplir con su rol como opositor y favorecer así la llegada de espías. "Traer en estos momentos a 'médicos' cubanos es menospreciar el enorme trabajo que están haciendo los profesionales de la salud argentinos", aseguró.

En respuesta, el diputado le exigió al periodista que presentara pruebas. "Solamente predico la unidad de la dirigencia política para enfrentar el coronovirus porque está en riesgo la vida de la sociedad. Mis diferencias con el Gobierno son públicas, son de fondo y no han cesado. Es triste tener que explicar lo que es obvio para frenar la difamación", lamentó. 

Los periodistas macristas replicaron mensajes para advertir que la presencia de médicos cubanos supuestamente confirmaba su advertencia de que, con el peronismo en el gobierno, "Argentina se va a convertir en Venezuela", lema permanente de la fracasada campaña por la reelección que Macri protagonizó el año pasado.

Afrenta y "competencia desleal"

Los comunicadores también apelaron a la "sospechosa" cercanía del gobierno cubano con el argentino luego de que Florencia Kirchner, hija de la vicepresidenta y expresidenta, permaneciera durante más de un año en tratamiento en la isla, y ante las acusaciones que los médicos han recibido en Venezuela y Bolivia sobre supuestas labores de inteligencia, o en Brasil, en donde el presidente Jair Bolsonaro los echó bajó la misma sospecha, aunque ahora ya anunció que pueden ser recontratados por la emergencia de la pandemia.

El Colegio de Médicos de la Provincia de Buenos Aires se sumó a la discusión al solidarizarse con los doctores argentinos frente a la posible contratación de "profesionales extranjeros" para que viajen a las provincias de La Pampa y Chaco.

A través de un comunicado, advirtió que Argentina y Cuba no tienen convenio para el reconocimiento de títulos de médicos, lo que les impediría ejercer, además de la "afrenta" que representaría la "competencia desleal", ya que aseguran que a los cubanos se les ofrecen salarios más altos que a los locales, junto con una vivienda.

"En la República Argentina hay médicos suficientes y con excelente capacitación para desempeñarse en las provincias que pretenden contratar a médicos cubanos… nadie podrá garantizar la idoneidad de los profesionales, lo que representará un serio riesgo para la salud de la comunidad", señaló.

Ante las críticas de Alonso y otros personajes macristas, el gobernador de la provincia de Buenos Aires optó por no sumarse a la polémica y se limitó a recordar la crisis en la atención de salud que enfrentan países europeos.

"Si (los opositores) consiguen salir de esa situación tan incómoda que se ponen a ellos mismos, tan poco comprensible, tendrían que ver lo que pasa en Italia y Francia, donde uno ve con mucho dolor cómo se les desborda el sistema sanitario, no tienen ni médicos ni equipamientos", dijo.

La actuación de un minoritario sector de la oposición argentina contrasta con lo ocurrido en Italia, en donde esta semana arribaron 53 médicos y enfermeros cubanos que fueron recibidos con aplausos debido a la urgencia que implican los 74.386 contagios y 7.503 muertos.

Esta es la primera vez que Cuba ayuda a un país desarrollado con médicos que suelen ser contratados por las naciones receptoras del apoyo, mismas que cubren pagos que se dividen entre los especialistas y el Estado cubano. El gobierno de la isla informó que, debido a la pandemia, 31 países han recibido a sus brigadas médicas.

La necesidad de contar con un mayor número de médicos a disposición ya fue evidenciada por el gobernador de la ciudad de Buenos Aires, quien lanzó una convocatoria extraordinaria de especialistas, con o sin título revalidado en Argentina, para asistir a pacientes aislados por prevención o con contagios confirmados. En esa categoría entran los médicos cubanos. 

Cecilia González

Si te ha parecido interesante, compártelo con tus amigos.

Covid19