Actualidad

El Gobierno de España rechaza la solicitud de Madrid de pasar a la Fase 1 del plan de desescalada (y cuáles son los motivos)

Publicado:
La solicitud del Ejecutivo regional contó con la oposición de la directora general de Salud Pública, que presentó su dimisión tras negarse a firmar el documento.
El Gobierno de España rechaza la solicitud de Madrid de pasar a la Fase 1 del plan de desescalada (y cuáles son los motivos)

El Ministerio de Sanidad de España ha rechazado la solicitud del Gobierno de la Comunidad de Madrid de pasar a la fase 1 de la desescalada de las medidas de restricción implementadas desde el 14 de marzo para frenar la epidemia de coronavirus en el país.

Los expertos del departamento de Sanidad, dirigido por Salvador Illa, han evaluado la documentación enviada por Madrid y han considerado que no cumple los criterios establecidos para relajar el confinamiento, permitir reuniones de hasta 10 personas y abrir los comercios, entre otras medidas que incluye la fase que la mayoría de regiones del país comenzarán el próximo 11 de mayo.

El anuncio, que ya ha trascendido a los medios nacionales, será comunicado oficialmente esta tarde en rueda de prensa por Illa, que desgranará la situación de cada una de las regiones y explicará los motivos de las decisiones adoptadas. La única polémica previsible se centrará en la región madrileña, puesto que Cataluña y Castilla y León, los otros territorios más castigados por la pandemia, no han solicitado avanzar en la desescalada.

Contra el criterio técnico

Sobre la decisión de Sanidad ha pesado que la solicitud se ha presentado en contra del criterio de sus propios técnicos. En concreto, la directora de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, Yolanda Fuentes, se negó a firmar la solicitud y presentó su dimisión inmediatamente después, este jueves.

Además, según informan otros medios nacionales, el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, nombrado por la presidenta madrileña, también defendió que la región esperara al menos una semana más para solicitar el cambio de fase de la desescalada.

Madrid es es el territorio de España con más contagios y fallecidos por SARS-CoV-2. Acumula más de 64.000 casos confirmados por PCR y más de 8.500 muertos: 1 de cada tres contagios y también 1 de cada 3 decesos en el país se han producido en esta región.

También es la comunidad a la cabeza en cuanto al número de profesionales sanitarios contagiados, casi 12.000, de los que alrededor de 5.000 continúan de baja. Además, registra el récord en cuanto a muertes entre estos profesionales, con 19 decesos.

Motivos económicos

Al frente de esta Comunidad Autónoma, cuya capital, Madrid, es también la capital del país, está la política conservadora del Partido Popular (PP), Isabel Díaz Ayuso. Mientras gestiona la crisis sanitaria en una de las regiones que ha sido epicentro de la pandemia a nivel mundial, junto con Wuhan (China) y Lombardía (Italia), antes de su salto a los EE.UU., la política madrileña ha multiplicado su presencia en los medios y en actos de todo tipo.

Así, abandonó antes de tiempo una reunión de los presidentes de las regiones españolas con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y en otra llegó tarde. En la primera ocasión Díaz Ayuso prefirió asistir a una misa y en la segunda acudió al aeropuerto de Barajas para hacerse una foto con un avión que acababa de aterrizar con material sanitario. También para conceder una entrevista a la televisión pública de Madrid se ausentó de la última reunión semanal del Consejo de Gobierno regional, que presidía, precisamente la que debía decidir sobre el salto a la siguiente fase.

El vicepresidente de la Comunidad, Ignacio Aguado, integrante del otro partido que forma parte del Ejecutivo regional, Ciudadanos, dejó claro que a la hora de tomar esta decisión el criterio económico ha estado por delante del criterio sanitario. Díaz Ayuso lo ha confirmado. Así, este viernes declaraba que solicitó el cambio de fase tras reunirse con empresarios: "La directora [de Salud Pública] no quería dar el siguiente paso. Yo sí", ha dicho en una entrevista televisiva. 

Los motivos económicos tienen que ver con la destrucción de empleos y el cierre de comercios y otros negocios que se están produciendo en todo el país debido al confinamiento decretado desde el 14 de marzo. De pasar a la siguiente fase, Madrid tendría autorizada la apertura de comercios, así como de negocios de restauración, entre otros. También estarían permitidos los desplazamientos en toda la Comunidad para visitar a parientes, por ejemplo. Ambos supuestos producirían una multiplicación de los desplazamientos que, en el caso del transporte público, haría prácticamente inviable mantener las distancias de seguridad para evitar contagios.

Fuera de plazo y sin firma

Este miércoles terminaba el plazo que el Ministerio de Sanidad había dado a las Comunidades Autónomas para presentar sus solicitudes para pasar de fase de desescalada. Todas solicitaron ese avance, salvo Cataluña y Castilla y León, que solo lo pidieron para algunas zonas con poca densidad de población y un impacto muy reducido de la epidemia.

La petición más polémica, ahora rechazada, ha sido la realizada por la Comunidad de Madrid: la presentó más de 24 horas tarde, a las 22 horas (local) de este jueves y sin firma, porque ningún responsable sanitario o político se avino a rubricarla.

Esta petición contra el criterio de sus responsables sanitarios ha generado una crisis política que se ha saldado con Díaz Ayuso declarando que hacía días que no hablaba con Fuentes, la responsable técnica en su territorio de gestionar la mayor epidemia del siglo XXI, y que de todas formas tenía la intención de reestructurar el departamento.

De polémica en polémica

Esta no es la primera polémica que protagoniza en los dos últimos meses la mandataria madrileña. El agujero más negro de la gestión de Isabel Díaz Ayuso como responsable de la dirección de las medidas contra la pandemia en la Comunidad de Madrid ha sido la situación de las residencias de ancianos. Durante semanas se ocultaron las cifras de fallecimientos y actualmente se conoce que desde el 8 de marzo casi 6.000 mayores han muerto por coronavirus o con síntomas compatibles en residencias geriátricas de esta Comunidad, es decir, casi el 11 % de los 52.000 ancianos que había viviendo en estas instalaciones antes de esta crisis sanitaria. La gran mayoría, 4.735 murieron sin que se les hiciera ninguna prueba, pese a que tenían síntomas compatibles con el virus. 

Otra de las polémicas está relacionada con la compra de material sanitario, que escaseó a nivel mundial durante las primeras semanas de expansión de la pandemia. La presidenta madrileña se puso como ejemplo de eficacia en este asunto, mientras criticaba la actuación del Gobierno estatal. Así, durante los primeros días anunció la llegada de un avión procedente de China que no aterrizaría en Barajas hasta 10 días después; posteriormente presumió de la calidad de su material, después de que se conociera que el Ejecutivo de Sánchez había comprado test rápidos defectuosos, y luego se demostró que Madrid había adquirido y distribuido entre los profesionales de la salud de la región mascarillas faciales defectuosas.

Otra de las polémicas más comentadas ha sido el acuerdo al que llegó con tres cadenas de comida rápida (Telepizza, Rodilla y Capellanes) para proveer de los menús diarios a los niños beneficiarios de beca de comedor, más de 11.000, pertenecientes a las familias más vulnerables de su región. Durante más de dos meses estos menores se han estado alimentando diariamente de pizza, hamburguesas, nuggets y comida similar, acompañada de patatas fritas y refrescos en muchas ocasiones, lo que ocasionó la protesta de padres, profesores, nutricionistas e incluso de personalidades como los hermanos Gasol.

Covid19