Actualidad

"Quiero contratos dignos": Por qué los sanitarios españoles cuestionan que se les otorgue el premio Princesa de Asturias

Publicado:
Los profesionales de la salud en España reaccionan en Twitter reclamando mejoras de sus condiciones laborales, y muchos rechazan el carácter meramente simbólico del galardón.
"Quiero contratos dignos": Por qué los sanitarios españoles cuestionan que se les otorgue el premio Princesa de Asturias

La Fundación Princesa de Asturias (FPA) otorgó este miércoles su Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2020 "a los sanitarios españoles en primera línea de lucha contra la covid-19". Sin embargo, muchos no están conformes con este galardón, porque sus demandas más básicas no han sido satisfechas: condiciones dignas de trabajo y suficiente dotación de medios para poder llevarlo a cabo.

Por ello, médicos, enfermeras, auxiliares y demás miembros del personal hospitalario se han expresado en redes sociales para exigir mejoras laborales, y en rechazo a un premio que consideran una medida cosmética e insuficiente para retribuir su labor.  

"Yo no quiero el premio Princesa de Asturias, quiero contratos dignos y no tener ansiedad a final de mes por saber si seguiré trabajando o no", indica uno de los sanitarios simbólicamente premiados.

"El homenaje que merece la sanidad pública es aumentar la dotación de medios y personal, proscribir y revertir las privatizaciones, y blindar constitucionalmente el derecho a la salud", manifestó por su parte el profesor de filosofía y escritor Xandru Fernández, en un tuit al respecto. 

El propio texto con que la Fundación Princesa de Asturias explica la razón de ser de este premio reconoce que los sanitarios españoles han estado "expuestos a una alta y agresiva carga viral", y valora de manera especial "su entrega incondicional, haciendo frente a largas jornadas de trabajo sin contar, en ocasiones, con el equipamiento y los medios materiales adecuados".

"Me han dado el Premio Princesa de Asturias antes de hacerme una prueba de COVID"

Una de las reivindicaciones más aplaudidas en Twitter puso de manifiesto la incoherencia básica entre la entrega de este sonado galardón y el cuidado que las autoridades españolas han dado a los profesionales de la salud. 

Se trata del tuit de un doctor que manifestó, con marcada ironía, haber sido premiado, pero no haber sido sometido aún a un test de coronavirus.

Otro usuario señaló la fragilidad del estatus laboral de muchos de los médicos, ironizando con que "muchos sanitarios no podrán recoger el premio Princesa de Asturias porque ese mismo día tienen cita en el SEPE", en alusión al Servicio Público de Empleo Estatal, lo que se conoce popularmente como la oficina del paro. 

"¿Te puedo pagar con un premio Princesa de Asturias?"

Otra gran cantidad de mensajes apuntaban el hecho evidente de que se trata de un galardón simbólico, que no mejora en términos concretos ningún aspecto de la vida de los sanitarios premiados. 

Como puede apreciarse, el sarcasmo y el humor fueron las notas dominantes en este tipo de tuits.

La situación puede transmitirse y criticarse con más o menos sentido del humor, pero lo cierto es que la realidad del personal sanitario en España arroja unas cifras ante las que es difícil mantener la sonrisa.

Incluso la FPA, la entidad monárquica, que les ha otorgado este controvertido premio, es capaz de reconocerla explícitamente, al señalar que la labor desarrollada por los sanitarios "ha puesto en riesgo su propia salud personal, hasta el punto de ser el colectivo más afectado por la pandemia en nuestro país, alcanzando los más de 50.000 infectados y más de 60 fallecidos".

Desde una perspectiva internacional, la situación también presenta tintes dramáticos: mientras que en EE.UU., China e Italia los sanitarios infectados no superan el 10% del total, en España suponen ya un 20%. Se trata de la tasa de sanitarios contagiados más alta del mundo.

David Romero

Covid19