Actualidad

Científicos suponen que capacidad visual de Da Vinci podría haberle ayudado a crear la enigmática sonrisa de Mona Lisa

Publicado:
Según un investigador suizo, la visión de Leonardo da Vinci le permitió congelar las imágenes individuales de un movimiento, aislando un momento especial.
Científicos suponen que capacidad visual de Da Vinci podría haberle ayudado a crear la enigmática sonrisa de Mona Lisa

Científicos han destacado en un nuevo estudio que la capacidad visual u 'ojo rápido' de Leonardo da Vinci podría haberle ayudado a dibujar la misteriosa sonrisa de la Mona Lisa, informa AFP.

El investigador suizo y el autor del estudio, David Thaler, profesor de Genética, Microbiología y Biotecnología de la Universidad de Basilea ha comentado que la agudeza visual extraordinaria del famoso artista le ayudó a notar que cuando las alas delanteras de una libélula están elevadas, las traseras están bajadas, lo que se comprobó con fotografía a cámara lenta cuatro siglos después.

Según el especialista, esta capacidad podría ser la clave para explicar una de las pinturas más conocidas del artista. "La sonrisa de Mona Lisa es tan enigmática porque representa el momento cuando empieza la sonrisa. Y el ojo rápido de Leonardo capturó eso y lo mantuvo", ha subrayado Thaler.

El científico ha estudiado el concepto psicofísico de frecuencia de fusión de parpadeo (flicker fusion frecuency o FFF en inglés), lo que es muy parecido a fotogramas por segundo en cinematografía y lo ha comparado con la capacidad visual de Leonardo da Vinci.

Según Thaler, un ser humano medio tiene una frecuencia de fusión de parpadeo de entre 20 y 40 flashes por segundo; mientras que algunos deportistas, como el jugador de béisbol Ted Williams, pueden ver hilos rojos en una pelota de béisbol que se mueve con una velocidad de entre 30 y 50 imágenes por segundo.

Con la visión normal, los fotogramas se unen en una imagen completa, pero la visión de Leonardo da Vinci le permitió congelar las imágenes individuales, aislando un momento especial, ha explicado el investigador. En el caso de Da Vinci, Thaler ha estimado que para ver la diferencia en las alas de libélula, el artista tendría que tener un rango de entre 50 y 100 fotogramas por segundo.

"A menudo nuestros recuerdos son de una imagen fija, no de un movimiento. Leonardo y tal vez otros artistas tenían esa capacidad de captar el punto cuando empieza una sonrisa" o emoción, ha notado el autor principal de estudio.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

Covid19