Actualidad

Un juez da la razón a los indígenas de EE.UU. y ordena el cierre temporal del oleoducto Dakota Access

Publicado:
La obra deberá permanecer inactiva y drenada antes del próximo 5 de agosto para someterse a una evaluación ambiental.

Un juez del Tribunal de Distrito para Columbia, EE.UU, dictaminó este lunes el cierre temporal del oleoducto Dakota Access, cuya obra ha motivado intensas protestas en el país norteamericano. Grupos de activistas se oponen al proyecto por el riesgo que lleva asociado para el medioambiente y para los nativos norteamericanos, como la tribu Sioux de la reserva Standing Rock y otras.

"Temiendo graves consecuencias ambientales, las tribus de indios americanos en las reservas cercanas [al lago Oahe] han buscado durante varios años invalidar los permisos federales que permiten que el oleoducto Dakota Access transporte petróleo bajo el lago. Hoy, finalmente, logran ese objetivo, al menos por el momento", reza el comunicado de prensa del Tribunal de Distrito para Columbia. 

El proyecto de oleoducto subterráneo, de alrededor de 1.886 kilómetros de longitud, que planea transferir alrededor de 570.000 barriles por día, deberá estar inactivo y drenado completamente antes del próximo 5 de agosto para someterse a una evaluación ambiental. El Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE.UU. ha informado que le ocupará alrededor de 13 meses completar la revisión ambiental requerida.

En 2016, el arranque de la construcción del oleoducto —que planea pasar por cuatro Estados, además de por el río Missouri y sitios sagrados como el Standing Rock Sioux— derivó en la convergencia de pueblos originarios más grande en Estados Unidos desde hacía más de un siglo.

La Gran Nación Sioux (Očhéthi akówiŋ, como se denominan a sí mismos) se reunió para emprender una acción coordinada desde que en 1876 los Siete Consejos del Fuego se aliaron para combatir en la batalla de Little Bighorn, considerada una de las grandes derrotas sufridas por el Ejército estadounidense en las guerras contra los pueblos indígenas durante el siglo XIX.

La abogada ambientalista Paola Doris Cortés Martínez ha contado a RT que la agenda del Gobierno de Trump hace caso omiso a las fuentes renovables de energía, a la vez que hace pasar a los activistas ecológicos por fanáticos.

Covid19