Actualidad

Mercados y FMI apoyan la última oferta de Argentina para pagar la deuda y terminar con el 'default' (pero falta la respuesta de los bonistas)

Publicado:
El ministro de Economía reconoció que un grupo de acreedores se resiste a la reestructuración, pero confía en lograr un acuerdo con la mayoría para evitar juicios internacionales.
Mercados y FMI apoyan la última oferta de Argentina para pagar la deuda y terminar con el 'default' (pero falta la respuesta de los bonistas)

Los mercados y el Fondo Monetario Internacional (FMI) apoyan, el gobierno advierte que es su última oferta y los acreedores todavía no responden.

Este es el escenario incierto que enfrenta Argentina después de que el gobierno de Alberto Fernández presentara ante la Comisión de Valores de Estados Unidos su último plan para reestructurar la deuda que está en 'default' y que, en caso de no resolverse, puede derivar en juicios internacionales en contra del país sudamericano.

La nueva oferta implica pagarles a los tenedores de bonos 53,3 dólares por cada 100 dólares prestados, lo que dista de la primera propuesta que se presentó en abril y que fue rechazada por los bonistas, ya que el gobierno apostaba a cubrir sólo el 40 % del valor original de los bonos.

Otra diferencia es que hace tres meses el gobierno establecía un periodo de gracia de tres años para comenzar a pagar intereses en 2023, pero ahora propone hacerlo a partir de septiembre del próximo año. Además, la quita de intereses que ofrecía se redujo del 62 % al 59 % y la de capital, del 5,1 % al 1,9 %.

En el primer plan, el alivio de la deuda argentina alcanzaba los 41.500 millones de dólares, mientras que en el segundo bajó a 32.000 millones de dólares.

La reestructuración abarca bonos de la deuda externa emitidos en moneda extranjera por un monto de 66.238 millones de dólares, y que están en manos de varios bloques de acreedores. Uno lo conforma el Grupo Ad Hoc, en el que están integrados los fondos de inversión BlackRock, Ashmore y Fidelity, y otro se aglutina en el Grupo de Bonistas del Canje, en la que participan los fondos Monarch, HBK y Cyrus, entre otros.

Nuevo plazo

Todos ellos tienen tiempo hasta el 4 de agosto para aceptar o rechazar el canje, ya que es el nuevo plazo que estableció el gobierno para comenzar a regularizar el plan de pagos de la deuda externa que entró en 'default' el pasado 22 de mayo, cuando Argentina no cubrió vencimientos por 503 millones de dólares.

En abril, la mayoría de los bonistas rechazó la primera oferta por considerarla insuficiente para sus intereses, además de que acusaron al gobierno de actuar de manera unilateral y sin "buena fe". En esta ocasión, el ministro de Economía, Martín Guzmán, reconoció que el principal fondo de inversión que mantiene su negativa a la nueva oferta es BlackRock.

"Argentina está considerando la posibilidad de cerrar con una parte de los acreedores, que no se llegue al 100 %", explicó este martes en una entrevista con Radio con Vos, en la que detalló el alcance de la oferta que abarca una docena de bonos por deuda emitida en 2010, bajo el gobierno de la expresidenta y hoy vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, y en 2016, con el expresidente Mauricio Macri.

El ministro advirtió que a los acreedores no se les está pidiendo que pierdan, sino que ganen menos. "En toda reestructuración todas las partes ponen algo, con esta propuesta Argentina puede cumplir, puede volver a crecer, pedir algo más allá se vuelve insostenible, esto es a lo que Argentina se puede comprometer, es una oferta muy razonable y el mejor interés para todas las partes es cerrar", dijo.

Reacción de los mercados y el FMI

Los mercados reaccionaron de forma positiva a la nueva propuesta, ya que las acciones de empresas argentinas en la Bolsa de Nueva York aumentaron en un 40 %,  en tanto que la Bolsa de Valores de Buenos Aires subió un 9,1 % y se redujo un 4,0 % el riesgo país, es decir, la desconfianza en la capacidad de pago de Argentina.

Incluso el exministro de Finanzas de Macri, Luis Caputo, respaldó el nuevo canje propuesto por Fernández.

El director del FMI para el Cono Sur, Sergio Chodos, también apoyó la iniciativa al considerar que, efectivamente, es el máximo costo que el país puede enfrentar.

"Hemos llegado al límite absoluto de lo que la Argentina puede afrontar en su reestructuración de deuda privada bajo ley extranjera, sé que hay un reconocimiento en ese sentido desde muchísimos sectores. Si llegase a empezar a prometer más, no lo podría cumplir y entonces lo que ganaría en promesa lo perdería en credibilidad", advirtió.

El organismo ya había hecho un llamado a los bonistas para aceptar una quita debido a que la deuda argentina en las condiciones en la que la dejó Macri es insostenible.

Cecilia González

Covid19