Actualidad

¿Dónde está Facundo? La desaparición forzada que vuelve a encender la alerta de violaciones a derechos humanos en Argentina

Publicado:
El joven de 22 años fue visto por última vez cuando era detenido por policías, pero desde entonces se desconoce su paradero.
¿Dónde está Facundo? La desaparición forzada que vuelve a encender la alerta de violaciones a derechos humanos en Argentina

El 30 de abril, Facundo Astudillo Castro fue detenido por policías de la provincia de Buenos Aires, supuestamente por incumplir la cuarentena obligatoria decretada para prevenir la pandemia de coronavirus. Desde entonces no se sabe nada más de él.

Por eso la pregunta "¿Dónde está Facundo?" ha comenzado a replicarse en las redes sociales para exigir respuestas por parte del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y su ministro de Seguridad, Sergio Berni.

Cristina Castro, la madre del joven de 22 años, le contó al diario Tiempo Argentino que teme que su hijo se convierta en un nuevo desaparecido en democracia, lo que implica una gravedad particular en un país en el que la última dictadura militar (1976-1983) dejó un saldo de 30.000 desaparecidos.

La mujer interpuso una denuncia por "desaparición forzada", un delito catalogado de lesa humanidad, es decir, imprescriptible. Pero ya pasaron 68 días de la última vez que vio a su hijo y sigue sin saber su paradero.

De acuerdo con su versión de los hechos, el 29 de abril Facundo cenó con un amigo en Pedro Luro, una pequeña localidad de la provincia de Buenos Aires. Al día siguiente, se despidió de su madre y partió rumbo a la ciudad de Bahía Blanca, ubicada a 121 kilómetros, para reencontrarse con su novia, con la que vivía y se había peleado. Dijo que pediría "aventón" en la carretera.

Más tarde, un agente de la policía la llamó para avisarle que habían multado a Facundo por violar la cuarentena. El joven también habló con ella. Pero después solo vino el silencio.

Aunque los días comenzaron a pasar sin que Facundo se comunicara, la madre no se preocupó porque creyó que estaba inmerso en la reconciliación con su novia, pero después la joven advirtió que él nunca había llegado a Bahía Blanca y los amigos se alarmaron porque tampoco se reportaba con ellos. Para peor, su celular estaba apagado y no usaba las redes sociales.

El 5 de junio, la madre logró que la denuncia avanzara como "averiguación de paradero". En el primer rastrillaje para buscarlo, una policía le dijo que ella era quien había labrado el acta contra Facundo por salir sin permiso, y otro le aseguró que también había visto a su hijo. Las versiones de los agentes eran contradictorias.

A fines de junio, varias personas buscaron a Castro para decirle que el 30 de abril, alrededor de las 14:00 horas, habían visto a su hijo mientras se subía al asiento trasero de una camioneta policial.

Es el último dato que se tiene sobre Facundo.

Desaparición forzada

La carátula de la causa ahora ya es por "desaparición forzada" y la madre está siendo apoyada por organismos de derechos humanos para que la Policía Bonaerense sea separada de la investigación, puesto que varios de sus agentes están implicadados.

El diputado del partido Frente de Izquierda en la Legislatura de Buenos Aires, Claudio Dellecarbonara, ya exigió formalmente que el Ministerio de Seguridad de la Provincia brinde información sobre el caso para saber qué policías participaron del operativo de detención de Facundo y por qué se tardaron 50 días en hacer rastrillajes.

Violencia estatal sin cuarentena

La violencia institucional es una problemática que arrastra Argentina desde hace décadas, pero la cuarentena se convirtió en un nuevo pretexto para que fuerzas de Seguridad de todo el país cometan abusos en contra de los ciudadanos.

El Centro de Estudios Legales y Sociales, una de las organizaciones de derechos humanos más importantes del país, ha documentado casos como el de Florencia Magalí Morales, una mujer que fue encontrada ahorcada en una comisaría en la provincia de San Luis, horas de después de haber sido detenida por andar en bicicleta y sin su documento de identidad.

Mauro Coronel murió cuatro días después de haber sido detenido y golpeado en una comisaría de Santiago del Estero. Luis Espinoza fue asesinado durante un operativo en Tucumán y los policías lo desaparecieron para encubrir el crimen, pero finalmente quedaron detenidos cuando el cuerpo fue encontrado. En esa misma provincia, Walter Ceferino Nadal fue asfixiado en la vereda por un grupo de uniformados.

En Berazategui, una localidad de la provincia de Buenos Aires, el policía federal Germán Bentos asesinó por la espalda a Alan Maidana. En esta capital, otro agente federal, Osvaldo Rendichi, mató a Lucas Barrios.

Ahora uno de los casos que más preocupa es el de Facundo, por lo que la presión social comienza a incrementarse para que el gobierno provincial ofrezca alguna respuesta. 

Cecilia González

Covid19