Actualidad

Procesan a exdirector de la Agencia Federal de Inteligencia de Argentina por espionaje ilegal contra Fernández de Kirchner

Publicado:
El exfuncionario y mejor amigo del expresidente Mauricio Macri está acusado de haber encabezado una red que realizó operaciones clandestinas de seguimiento en contra de la expresidenta.
Procesan a exdirector de la Agencia Federal de Inteligencia de Argentina por espionaje ilegal contra Fernández de Kirchner

El exdirector de la Agencia Federal de Inteligencia de Argentina (AFI) Gustavo Arribas fue procesado este miércoles en el marco de una causa en la que se le acusa de haber encabezado una red que espió de manera clandestina a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La decisión corrió a cargo del juez Juan Pablo Augé, quien dio a conocer este miércoles un dictamen en el que también procesó a la exsubdirectora de la AFI Silvia Majdalani.

El juez decidió que ambos exfuncionarios sean procesados sin prisión preventiva, pero les ordenó no salir del país y los embargó a cada uno por dos millones de pesos (alrededor de 27.000 dólares). 

Fernández de Kirchner acudió el pasado 11 de junio a los juzgados de la localidad de Lomas de Zamora, en donde el juez que estaba a cargo de la causa, Federico Villena, le entregó las pruebas del espionaje ilegal del que había sido víctima. Ella misma narró los pormenores en un video en redes sociales en el que acusó al gobierno macrista.

Además de Arribas y Majdalani, el juez Augé procesó al exjefe de Contrainteligencia de la AFI Martín Coste, a quien le impuso un embargo menor de 700.000 pesos (unos 9.500 dólares).

En esta misma causa ya estaba procesado el exjefe de Operaciones Especiales de Contrainteligencia Alan Ruiz, quien supuestamente coordinaba los seguimientos clandestinos.

Los cuatro exfuncionarios están acusados de haber organizado tareas de espionaje, sin que mediara ninguna justificación legal, en la casa de Fernández de Kirchner y en la sede del Instituto Patria, en donde ella realizaba sus tareas políticas.

Cuando declararon ante el juez negaron las acusaciones, pero sus dichos no fueron suficientes para evitar el procesamiento, por lo que ahora tendrán que enfrentar un juicio.

El amigo de Macri

Gustavo Arribas es un escribano de 61 años y uno de los mejores amigos del expresidente Mauricio Macri, quien reconoció que lo nombró al frente de la AFI debido a su cercana relación.

"Pensé: de todos mis amigos ¿cuál era el más vivo, el más desconfiado, el más acostumbrado a toda esta cosa de las trampas? Tal vez sea uno de los mejores nombramientos que he hecho", dijo Macri para justificar la designación de Arribas, quien no tenía experiencia alguna para ocupar un cargo tan sensible para la seguridad del Estado.

Durante su gestión, la Policía de Brasil reveló que Arribas había cobrado 850.000 dólares de "propinas" por parte de Leonardo Meirelles, uno de los arrepentidos de la megacausa de corrupción conocida como 'Lava Jato'. También quedó involucrado en la investigación internacional 'Panama Papers' sobre lavado de dinero y evasión fiscal, pero la Justicia argentina decidió cerrar ambas causas.

Espionaje para todos y todas

Las investigaciones judiciales por el presunto espionaje ilegal y masivo cometido por el gobierno macrista estallaron a principios de año y han ido creciendo con el pasar de los meses después de las denuncias realizadas por la actual interventora de la AFI, Graciela Caamaño.

Una de las investigaciones, y por la cual hoy fueron procesados Arribas y Majdalani, se refiere al espionaje que se realizó en el Instituto Patria fundado por Fernández de Kirchner.

Algunos de los espías involucrados ya reconocieron que realizaron tareas clandestinas de inteligencia por órdenes de sus superiores y que incluso después manipularon documentación oficial para tratar de justificar el seguimiento ilegal en contra de la actual vicepresidenta.

En otra de las causas en las que también están implicados Arribas y Majdalani, se investiga el seguimiento ilegal que se realizó en contra de políticos macristas como el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta; la exgobernadora de la provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal, la extitular de la Oficina Anticorrupción Laura Alonso y los dirigentes parlamentarios Mario Negri y Nicolás Massot, entre otros.

La mayoría de ellos ya se sumaron a la investigación como querellantes, después de haber recibido pruebas de que fueron espiados por su propio gobierno.

A ellos se añaden opositores macristas que hoy son funcionarios peronistas y más de 500 periodistas, empresarios, académicos y líderes de la sociedad civil que se acreditaron para las cumbres de la Organización Mundial del Comercio y del G-20 que se realizaron en 2017 y 2018 en Buenos Aires.

Las víctimas fueron espiadas a través de correos intervenidos, con seguimientos personalizados o a través de información recolectada desde sus redes sociales y con las que se armaban carpetas, algunas de las cuales fueron encontradas en la AFI después de que terminó el gobierno de Macri.

Covid19