Actualidad

Científicos rusos desarrollan un nuevo método para producir vasos artificiales a un costo 90 % inferior que el actual

Publicado:
El novedoso procedimiento permite que se adapten fácilmente en el cuerpo, al tiempo que proporcionan un flujo sanguíneo óptimo.
Científicos rusos desarrollan un nuevo método para producir vasos artificiales a un costo 90 % inferior que el actual

En la Universidad Politécnica de Tomsk (Rusia), un grupo de científicos desarrolló una nueva tecnología más barata y simple para crear vasos sanguíneos artificiales destinados al tratamiento de la trombosis venosa aguda, según refiere un estudio publicado en la revista Applied Surface Science.

Para tratar esa enfermedad, los especialistas intentan en primer lugar restaurar la funcionalidad de esos vasos mediante procedimientos médicos o quirúrgicos. Si esto resulta imposible, el vaso se elimina y se reemplaza por uno artificial, hecho de policaprolactona u otro material biocompatible. El nuevo método permite que estos vasos artificiales se adapten fácilmente en el cuerpo, al tiempo que proporcionan un flujo sanguíneo óptimo.

Los especialistas rusos propusieron, por primera vez, utilizar para tales fines un sistema de procesamiento de policaprolactona en plasma de descarga magnetrónica. Según los autores del artículo, esto proporciona simultáneamente dos características claves para los vasos artificiales: la integración cualitativa del material con los tejidos del paciente y la alta estanqueidad.

"La singularidad de la nueva tecnología doméstica es que es mucho más simple y 90 % más barata que los métodos existentes de producción de vasos artificiales", dijo el jefe del laboratorio de la Universidad Politécnica de Tomsk, Serguéi Tverdokhlébov.

"La principal ventaja de nuestros vasos artificiales es que su capa externa se humedece bien con agua, por lo que se integran fácilmente en el cuerpo, mientras que la capa interna, por el contrario, no se humedece, lo que proporciona una corriente óptima de sangre", dijo a los periodistas el científico Yevgueni Bolbásov.

Junto con especialistas del Instituto de Investigación de Cardiología de Tomsk, el equipo se propone ahora realizar pruebas de las propiedades médico-biológicas de estos vasos artificiales en tejidos vivos.

Si te ha parecido interesante, ¡compártelo con tus amigos!

Covid19