Actualidad

Estadounidense podría ser sentenciado a muerte por causar el deceso de su hijo al golpear a su mujer embarazada

Publicado:
La Fiscalìa sostiene que el bebé murió, a los 38 días de nacido, por las lesiones que recibió en el útero de su madre.
Estadounidense podría ser sentenciado a muerte por causar el deceso de su hijo al golpear a su mujer embarazada

Christopher Lamar Chase Hundley, un estadounidense de 32 años residenciado en Prattville (Alabama, EE.UU), enfrenta cargos por asesinato imprudente, con una posible pena de muerte, tras el fallecimiento de su hijo a la edad de 38 días, informan medios locales. Sostiene la imputación en su contra que el menor murió por los golpes que le dio a su esposa cuando todavía estaba embarazada.

Según el jefe de la Policía de Prattville, Mark Thompson, el acusado presuntamente golpeó a su mujer en el estómago el 4 de julio, durante un episodio de violencia doméstica. Su hijo, Adriel Joseph Quinn Hundley, nació prematuramente y tuvo que ser conectado a un equipo de soporte vital.

El 11 de agosto falleció el bebé debido a las lesiones que sufrió cuando todavía estaba en el útero de la madre, afirmó el fiscal jefe de distrito, C.J. Robinson. "Fue la más inocente de las víctimas", afirmó el oficial en la corte el viernes pasado, recogen medios locales. 

Bajo la ley estatal de Alabama, toda persona declarada culpable por el asesinato imprudente de un infante de menos de 12 años puede enfrentar la pena capital. Otra opción considera la cadena perpetua sin derecho a libertad condicional.

"Los cargos por crimen capital están definitivamente sobre la mesa", afirmó el fiscal jefe, al acusarlo por un crímen que es castigado con la pena de muerte. Añadió que la investigación continúa y que, de confirmarse el delito, el caso será presentado ante un Gran Jurado del Condado de Autauga, instancia conformada por ciudadanos para revisar cargos judiciales de ese tipo.

Hundley ya estaba en prisión por un delito menor no relacionado (embriaguez pública) cuando se le informó acerca de la orden judicial en su contra por asesinato. Ya previamente había sido condenado a un año de prisión, en 2007, convicto por homicidio imprudente por negligencia, tras un accidente en el que chocó con su coche contra un árbol y murió un pasajero, Michael Garrett, de 19 años.

Covid19