Actualidad

Zeit: Alemania ofreció a EE.UU. un trato de mil millones de euros para salvar el Nord Stream 2

Publicado:
Con este dinero Berlín pretende financiar la construcción de dos puertos especiales para la importación de gas licuado estadounidense a cambio de la "finalización y operación sin obstáculos del Nord Stream 2".

El Gobierno federal alemán ha ofrecido un trato de mil millones de euros a Estados Unidos para que la nación norteamericana no imponga sanciones contra el Nord Stream 2, gasoducto que conectará Alemania y Europa central y del este con Rusia por el mar Báltico. 

Según informó este miércoles el periódico local Die Zeit, la oferta multimillonaria fue presentada al secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin, a primeros de agosto por su homólogo alemán, Olaf Scholz. La propuesta primero llegó en forma verbal y luego por escrito, precisó el medio alemán.

En concreto, Scholz —quien es también el vicecanciller del país europeo— expresó la determinación de Berlín de invertir este dinero en la construcción de dos puertos especiales para la importación del gas licuado estadounidense. El país norteamericano quiere realizar las exportaciones a través de las terminales de los puertos de Brunsbüttel y Wilhelmshaven, ubicados en el norte de Alemania, según Die Zeit.

"A cambio, Estados Unidos permitirá la finalización y operación sin obstáculos del Nord Stream 2", se dice en la carta de Sholz, dirigida a Mnuchin el 7 de agosto. No se aclara si respondió o la forma en que lo hizo la parte estadounidense.

Amenazas de la Casa Blanca

En julio, la Administración Trump amenazó con sanciones contra los inversores del Nord Stream 2, así como a las empresas involucradas en su construcción, en virtud de la ley estadounidense para contrarrestar a adversarios a través de sanciones (CAATSA, por sus siglas en inglés). El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, advirtió a las compañías relacionadas con este proyecto de que deberían "salir ahora o se arriesgan a las consecuencias".

Uno de los motivos de la presión estadounidense es que Washington quiere que Alemania adquiera su gas no desde Rusia, sino desde Estados Unidos, una meta que requiere la construcción de varias terminales adicionales en los puertos alemanes. Otra razón es el temor de que Berlín se vuelva dependiente de Moscú.

A mediados de agosto, el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas, afirmó durante una conferencia de prensa conjunta con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, que las sanciones de EE.UU. "son definitivamente el camino equivocado" y que "ningún país tiene derecho a dictar la política energética de Europa con amenazas".

Si te ha parecido interesante, ¡compártelo con tus amigos!

Covid19