Actualidad

Lavrov: Rusia trabajará "con cualquier Administración de EE.UU.", pero si usan ultimátums será "inútil"

Publicado:
El canciller ruso explicó en una entrevista que Moscú dialogará con Washington sobre la base de "la igualdad, el beneficio mutuo y la búsqueda de un equilibrio de intereses".

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, ha señalado que su país está listo para trabajar con cualquier Administración de EE.UU. que salga de las elecciones presidenciales en noviembre, según se expresó en una entrevista a Sputnik.

En la entrevista, el jefe de la diplomacia rusa se refirió al estado de las relaciones con EE.UU. y Europa, a la política de sanciones contra Rusia y al incidente con el opositor Alexéi Navalny, entre otros asuntos.

"Hablar con nosotros con ultimátums es inútil"

El canciller ruso explicó que Moscú dialogará con Washington sobre la base de "la igualdad, el beneficio mutuo y la búsqueda de un equilibrio de intereses".

"Hablar con nosotros con ultimátums no tiene sentido, es inútil", advirtió Lavrov, agregando que "si alguien aún no ha entendido esto, entonces, se trata de políticos inútiles".

Serguéi Lavrov, canciller ruso
Serguéi Lavrov, canciller ruso
Los intentos de presentarse a sí mismo como un árbitro de los destinos de toda la humanidad, sin tacha, y que comprende todo mejor que los demás, ya han sucedido en la historia. No condujeron a nada bueno.

El canciller ruso también se refirió a la tesis del 'excepcionalismo' estadounidense, compartida, según dijo, tanto por demócratas como por republicanos. "Los intentos de presentarse a sí mismo como un árbitro de los destinos de toda la humanidad, sin tacha, y que comprende todo mejor que los demás, ya han sucedido en la historia", y no condujeron "a nada bueno", recalcó Lavrov.

Por otro lado, el ministro dijo que le parece "triste" que EE.UU. involucre en sus asuntos políticos internos "una gran cantidad de retórica que no refleja el estado actual de las cosas en la arena internacional", así como el hecho de que para ganar puntos en la carrera electoral introduzca "sanciones ilegales" contra quienes digan algo "que no vaya en sintonía con los representantes estadounidenses" en la escena mundial.

Acusaciones por el incidente con Navalny 

Preguntado sobre si la política de "demonizar a Rusia" se intensificará o no, Lavrov dijo que Moscú "no ve señales" de que esta tendencia, así como la introducción de sanciones, vaya a cambiar. Un ejemplo reciente es el deseo de Europa de "castigar" a Rusia por el incidente con Alexéi Navalny, aunque la UE "se niega categóricamente" a cumplir con sus obligaciones y a responder a las solicitudes oficiales de la Fiscalía General de Rusia. "Declaran en voz alta que el hecho del envenenamiento ha sido establecido, que nadie excepto Rusia podría haberlo hecho", así que se limitan a decir: "'confiesen'", se lamentó el diplomático.

El ministro dice estar seguro de que "si no hubiera sido por la situación actual con Navalny, se les habría ocurrido otra cosa", ya que, en esta etapa, "todo está subordinado a socavar al máximo las relaciones entre Rusia y la Unión Europea", constató.

El canciller ruso destacó que en la UE hay países "que lo entienden", pero siguen actuando "según el principio de consenso, la llamada 'solidaridad'", que -subrayó- "es objeto de graves abusos por parte de los países que forman una minoría rusófoba agresiva".

Por otro lado, Lavrov recordó que cuando hace dos años Rusia fue etiquetada como "el único fabricante" de Novichok en relación con el caso Skripal, Moscú argumentó, sobre la base de hechos de dominio público, que varios países occidentales estaban desarrollando sustancias de este grupo, incluido EE.UU. y Suecia. Entonces, "los suecos nos dijeron que no se nos ocurriera mencionarlos en esta lista, ya que nunca han estado involucrados en trabajos relacionados con Novichok", recordó Lavrov.

Suecia ha sido ahora uno de los países que confirmó las conclusiones de un laboratorio alemán sobre el supuesto envenenamiento de Navalny con Novichok, lo que lleva a Lavrov a conjeturar que si hace dos años el país escandinavo "no tenía competencia" en este asunto y ahora sí la tiene, "entonces sucedió algo". Y si ese algo que sucedió le permitió a Suecia emitir veredictos sobre sustancias de este grupo, "tal vez habría que verlo como una posible violación grave de la Convención sobre armas químicas", apuntó el canciller.

"Que no nos obliguen a dar explicaciones sin presentar ningún hecho", reiteró Lavrov, subrayando, no obstante, que Rusia está dispuesta "a hablar con todos". "Sobra la base de preocupaciones específicas y claramente formuladas, siempre estaremos listos para una conversación profesional", declaró.

Ciberseguridad sobre la mesa

Lavrov resaltó durante la entrevista que Moscú ha invitado repetidamente a EE.UU., y también al Reino Unido, a entablar un diálogo diplomático "profesional" basado en hechos, si es que tiene "alguna queja" contra Rusia, incluso en el ámbito del ciberespacio, donde Moscú es acusado "prácticamente de piratería estatal".

"Propusimos reanudar un diálogo sobre ciberseguridad, sobre seguridad de la información internacional en todos sus aspectos, y declaramos que estaríamos dispuestos a considerar las mutuas preocupaciones", enfatizó Lavrov, agregando que Moscú también ha registrado "bastantes casos" que le permiten "sospechar de la interferencia de 'hackers' occidentales" en sus "recursos vitales". Sin embargo, en respuesta a sus propuestas Rusia ha recibido "una negativa categórica", se lamentó el ministro de Exteriores.

"Agresión" contra la historia

Lavrov también transmitió la preocupación de Moscú por "la agresión histórica" destinada a "revisar los fundamentos modernos del derecho internacional que surgieron después de la Segunda Guerra Mundial en la forma de la ONU" y, en particular, por los intentos de poner "al mismo nivel" a la URSS y a la Alemania nazi: "a los agresores y a los que vencieron a los agresores" que intentaron "esclavizar a Europa".

En este sentido, el canciller se remitió a un artículo del presidente ruso, Vladímir Putin, que, sobre la base de documentos, "muestra de manera convincente la insensatez", el carácter "contraproducente", así como "la naturaleza destructiva" de aquellos "intentos de socavar los resultados de la Segunda Guerra Mundial", recoge Lavrov.

El diplomático también mencionó la resolución sobre la inadmisibilidad de glorificación del nazismo que Rusia presenta cada año en las sesiones de la Asamblea General de la ONU y que recibe los votos en contra de "solo dos países: EE.UU. y Ucrania". Entretanto, "toda la UE se abstiene, lamentablemente", debido a que los estados bálticos, supuestamente, "exigen no apoyar esta resolución", indicó Lavrov, sugiriendo que esto significa que estos países no comparten estos principios.

El ministro se refirió, además, al "auge del racismo" en EE.UU., donde hay fuerzas políticas que intentan "despertar esos sentimientos racistas para usarlos a favor de sus intereses".

"Discriminación" contra RT y Sputnik

El ministro también condenó la "discriminación abierta" contra RT y Sputnik en Francia y en algunos otros países. De entrada, calificó de "absurdo" el argumento de las autoridades francesas de acusar a estos medios de ser "una herramienta de propaganda". Lavrov recordó que RT y Sputnik "son muy populares en un número creciente de países", lo que hace suponer que "esta es otra manifestación de los temores a la competencia sentida por aquellos que hasta hace poco dominaban el mercado mundial de la información".

El diplomático aseguró que Rusia plantea este problema no solo de forma bilateral, sino también en la OSCE, y en la UNESCO. "Estas cuestiones no desaparecerán de la agenda, nuestros colegas occidentales tendrán mucho que responder", enfatizó.

"Demonización" de Irán

El canciller ruso también condenó los intentos de la actual Administración estadounidense de "demonizar" a Irán, considerándolo como "el principal problema de toda la región del Golfo Pérsico y de otras regiones del mundo".

Serguéi Lavrov, canciller ruso
Serguéi Lavrov, canciller ruso
Toda la lógica actual de la política estadounidense se basa en el hecho de que Irán debe ser el centro de todos los esfuerzos de contención y de castigo, y que solo un cambio de régimen permitirá finalmente 'respirar' libremente a toda la región.

"Toda la lógica actual de la política estadounidense se basa en el hecho de que Irán debe ser el centro de todos los esfuerzos de contención y de castigo, y que solo un cambio de régimen permitirá finalmente 'respirar' libremente a toda la región", denunció Lavrov. En este sentido, recalcó que esta posición lleva a "un camino sin salida" y recordó que las sanciones contra Irán "nunca han funcionado y no funcionarán ahora".

Teherán "ha expresado repetidamente su disposición al diálogo" y esta voluntad "permanece", subrayó el diplomático, si bien aclaró que este diálogo "no puede basarse en los ultimátums que periódicamente presenta la parte estadounidense".

Si te ha parecido interesante, ¡compártelo con tus amigos!

Covid19