Actualidad

Choques entre manifestantes y policías en Louisville tras anunciarse la decisión judicial contra agentes involucrados en la muerte de Breonna Taylor

Publicado:
Uno de los agentes ha sido acusado de tres cargos de peligro injustificado por disparar contra las casas de los vecinos de Taylor, mientras la Fiscalía determinó que los otros dos tenían justificación para usar la fuerza.

Las calles de la ciudad de Louisville (Kentucky, EE.UU.) se han llenado de manifestantes que no tardaron en mostrar su rechazo a la decisión del gran jurado del estado, que no ha presentado cargos por asesinato contra los oficiales de policía involucrados en la muerte de Breonna Taylor, una afroamericana que en marzo pasado fue abatida a tiros cuando tres agentes buscaban drogas en su casa.

Los fiscales anunciaron este miércoles que dos de los agentes que abrieron fuego contra la mujer tenían justificación para usar la fuerza para su protección, informa AP. Por otra parte, se acusó formalmente de tres cargos de poner en peligro sin razón a una persona al oficial despedido, Brett Hankison, por disparar contra las casas de los vecinos de Taylor durante el operativo, la noche del 13 de marzo. Según la agencia, cada uno de estos cargos conlleva una sentencia de hasta 5 años de cárcel.

La reacción social no se ha hecho esperar y cientos de personas comenzaron a marchar por las calles de la ciudad exigiendo justicia para Taylor, gritando "No hay justicia, no hay paz" y bloqueando las carreteras. Después de más dos horas de una protesta pacífica, los manifestantes fueron contenidos por una línea de oficiales con equipo antidisturbios en un sector de la ciudad.

Los agentes obligaron a los participantes de la marcha a retroceder y usaron porras y un agente químico para dispersar a la multitud. La Policía anunció por un altavoz que la convocatoria había sido declarada ilegal y que, si los manifestantes continúan con las protestas, podrían ser arrestados. Finalmente, se pudo ver a los oficiales con equipo de protección deteniendo y esposando a algunas personas.

Asimismo, los choques entre la Policía y los manifestantes desencadenaron en actos de violencia y disturbios. Los participantes de la marcha gritaron a los agentes y, según los informes, les arrojaron botellas de agua. Uno de los videos compartidos en las redes sociales muestra a activistas del movimiento Black Lives Matter destruyendo uno de los restaurantes de la ciudad, arrojando mesas, sillas y rompiendo ventanas.

Frente a los hechos, el gobernador del estado de Kentucky, Andy Beshear comunicó que los miembros de la Guardia Nacional y la Policía Estatal han sido movilizados para trabajar en Louisville. Según dijo, el despliegue de la Guardia Nacional tiene un alcance "limitado", con operaciones específicas y que están bajo su propio mando. Por otra parte, precisó que un grupo limitado de la Policía Estatal de Kentucky está operando en la ciudad para ayudar al Departamento de Policía Metropolitana de Louisville y brindar asistencia si fuese necesario.

También se han instalado barricadas para restringir el acceso de vehículos a las áreas del centro, mientras tiendas y restaurantes han tapado con planchas de madera sus ventanas y los edificios federales han sido cerrados.

Poco después del anuncio judicial, el alcalde de Louisville, Greg Fischer, anunció un toque de queda de 72 horas en todo el condado, que entrará en vigor la noche de este miércoles de 9 p.m. a 6:30 a.m.

La decisión judicial también provocó la indignación del abogado Ben Crump, que representa a la familia de Taylor, quien no dudó en calificarla de "indignante y ofensiva". "Si el comportamiento de Brett Hankison fue un peligro sin sentido para las personas en los apartamentos vecinos, entonces también debería haber sido un peligro sin sentido en el apartamento de Breonna Taylor. De hecho, ¡debería haberse dictaminado un asesinato sin sentido!" afirmó Crump a través de su cuenta en Twitter.

 

Covid19