Actualidad

VIDEO: Muestran las imágenes de dos reclusos atacando a un oficial tras atraerlo a una despensa en una prisión de máxima seguridad de Reino Unido

Publicado:
La fiscal Annabel Darlow calificó la actitud de los presos de "ataque terrorista" y adelantó que "su motivación era cometer el ataque por ideología islámica extremista".
VIDEO: Muestran las imágenes de dos reclusos atacando a un oficial tras atraerlo a una despensa en una prisión de máxima seguridad de Reino Unido

Este miércoles, un jurado del tribunal penal Old Bailey en Londres vio las imágenes de CCTV de dos reclusos que atacaron a un funcionario penitenciario con armas improvisadas tras atraerlo a una despensa en la cárcel de máxima seguridad de Whitemoor, recoge el periódico The Independent.

El ataque se produjo el pasado 9 de enero. Brusthom Ziamani, de 25 años, y Baz Hockton, de 26, supuestamente le pidieron una cuchara al oficial Neil Trundle y, cuando el funcionario abrió la despensa para tomarla, los presos lo atacaron usando varias armas que habían elaborado dentro de la prisión, incluidos trozos de metal retorcido.

ADVERTENCIA: LAS SIGUIENTES IMÁGENES PUEDEN HERIR SU SENSIBILIDAD

Se informa que durante el ataque Ziamani y Hockton llevaban cinturones suicidas falsos y gritaron 'Allahu akbar' ('Dios es grande' en árabe). 

Posteriormente, los reclusos atacaron a otros dos funcionarios y a una enfermera que se apresuraron a ayudar a su colega. La víctima, que sufrió cortes en la oreja, el cuero cabelludo, el hombro y el brazo, declaró durante la audiencia que nunca había tenido enfrentamientos ni cruzó palabras con Ziamani y Hockton hasta el día del ataque.

Previamente, la fiscal Annabel Darlow calificó la actitud de los reclusos de "ataque terrorista" y adelantó que "su motivación era cometer el ataque por ideología islámica extremista". Según Darlow, en las celdas de los hombres se encontró literatura islámica extremista. 

Ziamani fue encarcelado por preparar un ataque terrorista en 2015 después de planear decapitar a un soldado británico, mientras que Hockton se convirtió al islam y se radicalizó ya en prisión.

Los dos reclusos negaron haber intentado asesinar a Trundle, pero Hockton se declaró culpable de herirlo intencionalmente. También están acusados de agredir a otros dos funcionarios y a la enfermera que intervinieron. El juicio continúa.

Covid19