Actualidad

Descubren tumbas de fetos con el nombre de las mujeres que optaron por abortarlos legalmente en Italia

Publicado:
El hecho implica diversos delitos, entre ellos la violación de derechos fundamentales de la mujer y de la ley sobre el aborto, así como infracciones relacionadas con la privacidad personal.
Descubren tumbas de fetos con el nombre de las mujeres que optaron por abortarlos legalmente en Italia

Autoridades italianas investigan el reciente hallazgo de varias tumbas de fetos con cruces donde consta el nombre de las mujeres que legalmente optaron por abortarlos, así como la fecha en la que se llevó a cabo el procedimiento.

El entierro se habría realizado sin el consentimiento de las madres en el cementerio de Flaminio, ubicado en Roma. El caso salió a la luz después que una mujer que había decidido abortar descubriera su nombre en una de las tumbas del cementerio y denunciara el hecho en redes sociales.

"Descubrí que hay una tumba con mi nombre", escribió la mujer en Facebook, y aseguró que jamás dio su autorización para llevar a cabo un funeral.

Poco después surgieron nuevas denuncias al respecto, que determinaron el inicio de las investigaciones. "Una película de terror. Y todo sin mi conocimiento […] En la entrada me imprimieron una hoja con los detalles del cuerpo y un mapa para la orientación", manifestó otra mujer.

Desde 1978, el aborto es legal en Italia dentro de los primeros 90 días de embarazo, aunque los médicos pueden sujetarse al derecho a la objeción de conciencia y negarse a practicarlo. Por otra parte, una ley posterior exige que los fetos de menos de 20 semanas sean  cremados en los hospitales.

Según medios locales, la situación develada por los hallazgos implica diversos delitos, entre ellos la violación de los derechos fundamentales de la mujer, de la ley sobre el aborto y de las obligaciones inherentes al servicio público, así como otras infracciones relacionadas con la privacidad personal.

La senadora Valeria Valente, del Partido Demócrata, considera que el acto es "una especie de doble castigo para la madre, que, aparte del dolor psicológico y físico de un aborto terapéutico en un embarazo avanzado, también debe sufrir la tortura y la humillación de ser 'enterrada'".

Covid19