Actualidad

"No tengo nada que ocultar": la justificación del subsecretario mexicano de salud por sus polémicas vacaciones en medio de la pandemia

Publicado:
Hugo López-Gatell explicó por qué se fue a la playa después de recomendar a la población que se quedara en casa.
"No tengo nada que ocultar": la justificación del subsecretario mexicano de salud por sus polémicas vacaciones en medio de la pandemia

El subsecretario de Salud de México, Hugo López-Gatell, justificó las vacaciones que se tomó en una playa del sureste del país, después del escándalo que protagonizó por vacacionar en medio del rebrote de la pandemia y luego de recomendar el respeto máximo de las restricciones de movilidad y salir lo menos posible de casa.

"Vi que en las redes sociales, y también en algunos periódicos de circulación nacional, en primeras planas, causaba interés dónde había estado yo en los días del fin de año", dijo el funcionario que ha sido la cara más visible del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador durante la emergencia de salud, que ya ha dejado 1,6 millones de contagios y 127.000 muertes.

"No tengo nada que ocultar. Efectivamente, fui a la costa de Oaxaca, a la región de Pochutla, el municipio de San Pedro Pochutla. Es un sitio hermoso con población, una población muy generosa, muy benévola, fui a visitar a familiares muy cercanos, a personas muy amigas y estuvimos en una casa particular durante los días del fin de año", contó López Gatell.

Las fotos del subsecretario viajando en avión sin barbijo y luego comiendo en un restaurante al aire libre, también sin protección ni distanciamiento social, comenzaron a circular durante el fin de semana y se viralizaron de inmediato.

En el clima polarizado que predomina en México, la oposición política y mediática aprovechó para criticar una nueva contradicción del gobierno y exigir la renuncia del López-Gatell, mientras que desde el oficialismo justificaron las vacaciones del funcionario que ha estado al frente de la crisis por la pandemia desde hace casi un año.

La moderación también se hizo presente, con analistas o simpatizantes lopezobradoristas que reconocieron que, de mínima, el viaje era desafortunado en un momento en el que en la Ciudad de México hay "semáforo rojo", con una ocupación hospitalaria del 85 % y amplias restricciones para circular, mientras en otras regiones del país la situación también es de gravedad.

El lunes por la mañana, en medio del escándalo mediático, el presidente defendió a López-Gatell al advertir que "ha estado trabajando bastante (...) cumpliendo cabalmente con su responsabilidad, es un muy buen servidor público, un buen especialista, un profesional".

Las explicaciones

Por la tarde, el subsecretario reapareció en una rueda de prensa en la que fue cuestionado por su viaje y los incumplimientos de sus propias recomendaciones.

"Ya que algunos aspectos de mi vida privada podrían ser de interés público o instructivos, es relativamente fácil, si uno contempla estas actividades, separar los lugares en una mesa. Tuvimos una reunión, obviamente, con motivo del fin de año y cuidamos este tipo de aspectos y esto esperamos que lo haya hecho la gran mayoría de las personas", señaló.

Al criticar a los diarios que publicaron fotos de sus vacaciones, López-Gatell explicó que las nociones de prevención de México son diferente a las de otros Estados.

"Algunos países han optado por disposiciones casi análogas a toque de queda, es decir, disposiciones administrativas de cancelación absoluta de movilidad. En Reino Unido, esta misma mañana el primer ministro Boris Johnson estaba instruyendo disposiciones especiales dado que en partes sustanciales del territorio la curva epidémica tiene un comportamiento exponencial muy, muy acelerado", afirmó.

En este momento, agregó, Reino Unido es el país con la mayor cantidad de casos por millón de habitante por día, lo que implica que la velocidad de ascenso de la curva epidémica es la más grande vista hasta ahora, peor incluso que la que se padeció en Italia y en España.

Después de resumir parte de las estrategias llevadas a cabo por el gobierno mexicano para enfrentar la pandemia, el subsecretario recordó que el manejo ha sido diferenciado, ya que en la Ciudad de México, con el "semáforo rojo" en vigencia, los restaurantes están cerrados salvo para envíos a domicilio.

"En el estado de Oaxaca, donde está Pochutla, el sitio donde estuve estos algunos días, desde el 31, me fui el 31 por la mañana, los restaurantes están abiertos. Es precisamente por eso que la foto a la que han aludido, me retratan en un restaurante, efectivamente, estaba en un restaurante en la playa de Zipolite tomando los alimentos junto con la familia, con los que viajamos a esto. Ahí se ve precisamente cómo las realidades no son sincrónicas para el país", dijo.

"Demonios"

López-Gatell, quien durante varios meses se resistió a politizar la pandemia, se defendió también con el argumento de que la oposición quiere sacar réditos ya que este año se realizarán elecciones legislativas.

"En el contexto electoral, es claro que las distintas fuerzas políticas quieren sacar provecho, quieren crear demonios y crear enemigos para posicionarse", acusó.

Sin embargo, celebró que esta polémica demuestre que hay libertad de expresión en México, así como "una sociedad más madura" que analiza juiciosamente los acontecimientos.

"El punto es crear una narrativa con fragmentos sacándolo de contexto", dijo al asegurar que en el avión sí llevaba barbijo, pero se lo bajó unos segundos para hablar por teléfono con otro funcionario y fue en ese momento en el que le sacaron fotos que después se difundieron, al igual que en la comida en la playa.

"Me toman las fotos en el restaurante, y dicen que no seguí las medidas de sana distancia, pues es sacar de contexto porque habíamos seis en la mesa, estábamos convenientemente a sana distancia, igual que otros de los que estaban en el hotel", explicó.

rtnoticiasrtnoticias
Covid19