Actualidad

Siluros invasores 'comepalomas' causan estragos en los ecosistemas fluviales de Europa occidental

Publicado:
Nativo de Europa del Este, es el pez de agua dulce más grande del continente y amenaza a especies autóctonas en peligro de extinción y de gran importancia comercial.
Siluros invasores 'comepalomas' causan estragos en los ecosistemas fluviales de Europa occidental

El siluro europeo —que fue introducido en los ríos de Europa occidental por pescadores en la década de 1970— se ha convertido en una especie invasora que actualmente amenaza a peces migratorios en peligro de extinción y comercialmente importantes, como el sábalo y el salmón del Atlántico, cuyas poblaciones europeas ya están en grave declive, alerta Frédéric Santoul, ecólogo de la Universidad de Toulouse (Francia).

El científico empezó a estudiar los siluros hace casi una década después de presenciar en cómo uno de estos peces saltaba fuera de un río hasta un pequeño islote para apresar a una paloma y regresar de nuevo al agua con el pájaro en su boca. "Sabía que las orcas podían vararse por sí mismas [para atrapar focas], pero nunca había visto ese tipo de comportamiento en peces", contó Santoul a National Geographic.

"Un colapso de peces nativos en diez años"

Al ecólogo le preocupa que este depredador —que es el pez de agua dulce más grande del continente— pueda acabar con muchas especies de peces nativas de Europa occidental, alterando fundamentalmente los ecosistemas fluviales, ya mermados por el impacto de las represas, la contaminación de las aguas y la sobrepesca. "Los efectos acumulativos de estos factores podrían provocar un colapso de las poblaciones de peces en otros diez años", alertó Santoul.

Desde que fuera introducido por pescadores, el siluro europeo se ha expandido al menos a diez países de la Europa occidental y meridional. Esta especie crece rápidamente hasta los 3 metros, tiene una larga vida (posiblemente hasta 80 años) y las hembras producen cientos de miles de huevos a la vez. Pero su ventaja más formidable, en comparación con las especies autóctonas, está en sus habilidades de caza: tienen sentidos muy desarrollados, particularmente en la detección de vibraciones de presas y "una capacidad asombrosa para adaptarse a nuevas fuentes de alimentos".

Además de palomas y peces nativos, Santoul documentó cómo el siluro se alimenta de almejas asiáticas, otra especie invasora.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

rtnoticiasrtnoticias
Covid19