Actualidad

Aumenta la tensión entre la UE y AstraZeneca: Bruselas no consigue que la farmacéutica le entregue sus vacunas antes que al Reino Unido

Publicado:
Desde la compañía británica insisten en que Londres realizó su pedido antes, pero el bloque comunitario no considera que ese criterio sea válido e incrementa la presión y el control sobre su proveedor.

Persiste el desencuentro entre las autoridades de la Unión Europea y el laboratorio británico AstraZeneca, que tiene suscrito con el club comunitario uno de los principales contratos de abastecimiento de vacunas contra el covid-19 en la región, y que ha anunciado una importante reducción imprevista de las dosis a entregar en el primer trimestre de 2021 alegando problemas de producción en una de las dos fábricas que tiene dentro del bloque, concretamente en Bélgica y Alemania. 

El último capítulo del enfrentamiento entre los 27 y la compañía biotecnológica parte de una exigencia hecha desde Bruselas, que pide a AstraZeneca que, para compensar la merma en la cantidad de vacunas disponibles, entregue a la UE parte de las vacunas que la compañía produce en el Reino Unido para venderlas al Gobierno local.

El laboratorio se ha negado, argumentando que el Ejecutivo de Boris Johnson realizó su pedido tres meses antes, explicación que ha generado el contundente rechazo de la comisaria europea de Sanidad, Stella Kyriakides: "Rechazamos la lógica del primero en llegar, primero en ser servido –afirmó la funcionaria este miércoles–. Eso puede funcionar en una carnicería de barrio, pero no en contratos y no en nuestros acuerdos de compra anticipados".

La comisaria ha expresado el malestar del bloque europeo por el incumplimiento de estos acuerdos y recordó que estos han sido generosamente "prefinanciados", con la "inversión de riesgo por adelantado" de 336 millones de euros, en virtud de un contrato firmado "precisamente para asegurar que la compañía alcanzara la capacidad de manufactura" necesaria para cumplir su compromiso. 

Un mecanismo de transparencia ante la "falta de claridad"

El nuevo choque entre Bruselas y la compañía británica, en el que parece reverberar el eco de las recientes tensiones entre la UE y el Reino Unido a cuenta del Brexit, aumenta el descontento de las autoridades comunitarias.

La propia Kyriakides lamentó en Twitter "la continua falta de claridad en el cronograma de entrega" y exigió "un plan claro a AstraZeneca para la entrega rápida de la cantidad de vacunas" reservadas "para el primer trimestre".

La misma exigencia sostiene la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, que ha anunciado además la puesta en marcha, por parte del Ejecutivo comunitario, de un "mecanismo de transparencia en la exportación de vacunas". "Ahora las compañías deben cumplir y honrar sus obligaciones", indicó la mandataria europea en un video también difundido en Twitter.

El mecanismo de transparencia al que hace mención Von der Leyen podría funcionar a corto plazo para exigir a AstraZeneca información detallada sobre su producción de vacunas y las ventas realizadas hasta la fecha. 

"La UE desea saber exactamente cuántas dosis ha producido AstraZeneca hasta ahora y en qué lugar, y si ya se han entregado o a quién", expresó el lunes la responsable europea de Sanidad, puntualizando que "las respuestas de la empresa durante la reunión con su junta directiva no han sido satisfactorias hasta el momento".

En los últimos días ha trascendido que el contrato entre Bruselas y AstraZeneca especifica que la farmacéutica emplearía las dos plantas de fabricación que tiene en el Reino Unido para producir las vacunas destinadas a la UE, y no solamente las dos factorías que tiene en Bélgica y Alemania.

Dado que, en las explicaciones que AstraZeneca ofreció para excusar su retraso en las entregas, se asegura que los problemas de rendimiento se produjeron en la factoría de Bélgica, la CE ya ha pedido a las autoridades belgas que inspeccionen la planta, para verificar su situación.

Tanto la exigencia de transparencia de la UE acerca de "a quién" se han entregado ya vacunas, como esta voluntad de acometer una inspección de la factoría supuestamente afectada por "problemas de producción", han generado la sensación de que las autoridades europeas sospechan de que la compañía habría dado prioridad a otros compradores de forma ilegítima. 

En la noche de este miércoles, no obstante, Kyriakides rebajaba el tono del enfrentamiento admitiendo en otro tuit que los últimos encuentros con el CEO del laboratorio británico, Pascal Soriot, habían resultado "constructivos", pero la cuestión sigue abierta a pocos días de que la Agencia Europea del Medicamento se pronuncie finalmente, y al margen de este conflicto, sobre la validez de la vacuna de AstraZeneca como fármaco utilizable en la UE.

rtnoticiasrtnoticias
Covid19