Actualidad

Científicos 'enseñan' a las espinacas a detectar materiales explosivos y a transmitir la información de manera inalámbrica

Publicado:
A través de la nanotecnología, esos vegetales también pueden ser capaces de detectar la contaminación y el cambio climático.
Científicos 'enseñan' a las espinacas a detectar materiales explosivos y a transmitir la información de manera inalámbrica

Ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachussetts (MIT, por su sigla en inglés), de EE.UU., utilizaron la nanotecnología para convertir las espinacas en sensores capaces de recoger información, por ejemplo, sobre materiales utilizados en explosivos, y transmitirla de manera inalámbrica. El experimento forma parte de un proyecto que utiliza una tecnología conocida como "nanobiótica vegetal", que plantea para los vegetales nuevas funciones y capacidades.

Uno de los logros alcanzados es el que permite a las raíces detectar en el agua subterránea la presencia de nitroaromáticos, compuesto que puede encontrarse en algunos explosivos, como las minas terrestres. En ese caso, los nanotubos de carbono de las hojas emiten una señal que es captada por una cámara de infrarrojos, que a su vez envía la información a un centro de datos.

Michael Strano, uno de los autores de la investigación, definió a los vegetales como "muy buenos químicos analíticos" y destacó que su "extensa red de raíces" está "constantemente tomando muestras del agua subterránea y tiene una forma de autoimpulsar esa agua hasta las hojas". De igual manera, calificó el proyecto como una "novedosa demostración" de cómo se ha logrado superar la "barrera de comunicación entre plantas y humanos".

Otras funciones

Más allá de ser útiles para detectar explosivos, los ingenieros del MIT estiman que los vegetales manipulados podrían detectar señales sobre contaminación y cambios en el medioambiente, gracias a que recogen gran cantidad de información de su entorno.

Para ello, modificaron la fotosíntesis utilizando nanopartículas, con lo que las espinacas fueron convertidas en sensores de elementos contaminantes, como el óxido nítrico.

"Las plantas son muy sensibles al medio ambiente. Saben que va a haber una sequía mucho antes que nosotros. Pueden detectar pequeños cambios en las propiedades del suelo y el potencial hídrico. Si aprovechamos esas vías de señalización química, podemos acceder a una gran cantidad de información", explicó Strano.

Baterías y pilas de combustible

Otra función que la espinaca es capaz de cumplir es la de hacer que las baterías de metal-aire y las pilas de combustible sean más eficaces. "Este trabajo sugiere que se pueden fabricar catalizadores sostenibles para una reacción de reducción de oxígeno a partir de recursos naturales", explicó en ese sentido el profesor Shouzhong Zou, quien dirigió el trabajo.

"El método que probamos puede producir catalizadores muy activos a base de carbono a partir de espinacas, que son una biomasa renovable. De hecho, creemos que supera a los catalizadores comerciales de platino, tanto en actividad como en estabilidad", agregó.

Durante el trabajo, las espinacas debieron ser lavadas, exprimidas y molidas hasta quedar hechas polvo, proceso por el que pasaron a la forma de las nanoplanchas necesarias para la investigación.

rtnoticiasrtnoticias
Covid19