Actualidad

Una misión de la NASA observa el primer impacto de un meteoroide en la superficie de otro planeta

Publicado:
Antes, los impactos de meteoroides solo se habían observado con telescopios en la Tierra y en la Luna.
Una misión de la NASA observa el primer impacto de un meteoroide en la superficie de otro planeta

Científicos de la Universidad Johns Hopkins han descubierto que la misión Superficie, Ambiente Espacial, Geoquímica y Medición de Mercurio (Messenger, por sus siglas en inglés) de la NASA logró observar el primer impacto de un meteoroide en la superficie de otro planeta.

La sonda espacial no tripulada fue lanzada en 2004 rumbo a Mercurio y entró en órbita en 2011 pero ha estado fuera de servicio desde hace casi seis años. Sin embargo, la información recolectada sigue siendo analizada por los expertos y ofreciendo nuevos datos sobre el espacio.

De este modo, los datos captados por Messenger en 2013 reflejan que el planeta está marcado por cráteres que se han formado a partir de millones de años de impactos de meteoroides y los astrónomos creen que la sonda "probablemente fue testigo de una de las colisiones más recientes" en ese entonces, según un comunicado de la Universidad.

Antes, los impactos de meteoroides solo se habían observado con telescopios en la Tierra y en la Luna. A pesar de que los científicos suponían la existencia de tales escenas en Mercurio, estas se mantenían como hipótesis porque nunca se había logrado el respectivo registro.

"Es simplemente increíble que Messenger pudiera ver cómo sucedía esto", expresó el autor principal del estudio, Jamie Jasinski, tras agregar que estos datos "juegan un papel muy importante para ayudarnos a comprender cómo los impactos de meteoroides aportan material a la exosfera de Mercurio".

El momento del hallazgo

Entre otros detalles, el equipo explicó que el 21 de diciembre de 2013, uno de los instrumentos de Messenger "vio algo extraño: una cantidad inusualmente grande de iones de sodio y silicio" que se desprendía del vendaval que arroja gases desde el Sol.

Curiosamente, dichas partículas viajaban en un haz estrecho, casi todas en la misma dirección y a la misma velocidad. Las características fueron estudiadas años más tarde y los resultados indicaron que las partículas probablemente eran "jóvenes", y habrían flotado recientemente en el viento solar.

Al rastrear los vestigios hasta su origen, los investigadores los encontraron agrupados en una columna que había salido de la superficie de Mercurio y se había extendido en el espacio. Finalmente, cuando determinaron las causas de dicha columna, los científicos apuntaron al impacto de un meteoroide, relativamente pequeño, de aproximadamente un metro de largo.

rtnoticiasrtnoticias
Covid19