Actualidad

VIDEO: Un piloto-instructor de EE.UU. compila los aterrizajes extremos de los aviones espía U-2

Publicado:
Los rebotes, los virajes y el arrastre de alas por la pista son algunas de las características intrínsecas de estas aeronaves desde su nacimiento hace más de 60 años.
VIDEO: Un piloto-instructor de EE.UU. compila los aterrizajes extremos de los aviones espía U-2

Pese a más de 60 años de existencia, el avión espía estadounidense U-2 Dragon Lady sigue siendo modernizado por la Fuerza Aérea de EE.UU. en varios aspectos y características, pero una de sus 'prestaciones' parece irreparable: aterrizar con esa aeronave es una pesadilla, indica el portal The Drive.

Una prueba de ello es una recopilación de varios aterrizajes de entrenamiento publicadas por Ross Franquemont, conocido en Instagram como Extreme Ross, un piloto-instructor con quince años de experiencia en volar este tipo de avión.

Con un peso relativamente bajo y la alta relación de aspecto de sus alas (relación entre envergadura y cuerda media de la aeronave), el U-2 puede permanecer en el aire por más de diez horas, cubrir distancias de hasta 9.600 kilómetros y ascender hasta la estratosfera.

Todo este sensacional rendimiento lo tienen que pagar los pilotos: el rango entre la velocidad máxima y la velocidad de entrada en pérdida (de sustentación) del Dragon Lady a gran altitud es de solo unos pocos kilómetros por hora, mientras que el aterrizaje del U-2 es probablemente una de las más complicadas maniobras rutinarias en la aviación mundial.

Como se aprecia en el video, los rebotes, los virajes y el arrastre de las alas por la pista forman parte del repertorio de problemas que enfrentan los futuros pilotos deseosos (son todos voluntarios) de 'domar' al Dragon Lady.

Las enormes alas de esta aeronave "hacen que quiera seguir volando", mientras que su tren de aterrizaje de ruedas centrales en tándem (el U-2 despliega unas ruedas estabilizadoras para despegar) complican al máximo esta maniobra.

Al aterrizar, el piloto equilibra los timones de balanceo hasta que la aeronave se detiene. Una vez detenido, el avión, desprovisto de ruedas laterales, se inclina hasta tocar con un ala la pista. Cada punta de sus alas está provista de un patín de titanio.

Es más, al aterrizar, los U-2 están acompañados por un vehículo de servicio en tierra que instala un tren de aterrizaje adicional, después de lo cual el piloto del avión espía lo conduce hasta su lugar de estacionamiento.

 

rtnoticiasrtnoticias
Covid19