Actualidad

Familiares de víctimas demandan a las autoridades de Arabia Saudita por el atentado en una base naval de Florida en 2019

Publicado:
La querella presentada señala que el responsable no fue denunciado, controlado o supervisado a pesar de que las autoridades saudíes tenían conocimiento de sus vínculos con Al Qaeda.
Familiares de víctimas demandan a las autoridades de Arabia Saudita por el atentado en una base naval de Florida en 2019

Este lunes, familiares de los tres muertos y de otras 13 personas que resultaron heridas durante un atentado terrorista ocurrido en diciembre de 2019 en la Estación Aérea Naval de Pensacola presentaron una demanda en el Distrito Norte de Florida contra Arabia Saudita, alegando que las autoridades de ese país tenían conocimiento de la radicalización del responsable del tiroteo y de sus planes, así como por no haber evitado la matanza, informa AP.

La querella acusa a Arabia Saudita de estar al tanto de la vinculación de Saeed Alshamrani, cadete que formó parte de un programa estadounidense para entrenar a miembros de la Real Fuerza Aérea Saudí, con una rama de Al Qaeda con operaciones en Yemen conocida como AQAP, y de no haberlo controlado, denunciado o supervisado.

Del mismo modo, el documento señala que Alshamrani comunicó a sus compañeros saudíes sobre sus planes una noche antes de cometer el tiroteo; sin embargo, estos, en lugar de informar sobre las intenciones de Alshamrani, se dieron de baja por enfermedad esa mañana. La demanda también afirma que sus compatriotas sabían sobre las armas compradas y almacenadas por el autor de los hechos, así como de las publicaciones extremistas que había hecho en redes sociales.

"Alshamrani era un caballo de Troya enviado por su país, el Reino de Arabia Saudí, y su apoderado, Al Qaeda en la Península Arábiga, para el entrenamiento de vuelo en la Estación Aérea Naval de Pensacola, Florida, bajo los auspicios de un programa vinculado a miles de millones de dólares en ventas de armas militares de Estados Unidos al Reino", destaca la demanda.

Tras el tiroteo, el programa de entrenamiento fue suspendido por las autoridades militares estadounidenses. Del mismo modo, una investigación del Departamento de Justicia encontró que 21 aprendices sauditas poseían "material despectivo" que incluía contenido yihadista o antiamericano en sus redes sociales, por lo que fueron enviados de vuelta a su país.

rtnoticiasrtnoticias
Covid19