Actualidad

Pruebas de ADN permiten identificar los restos de la primera alcaldesa republicana de España, asesinada por franquistas

Publicado:
María Domínguez Remón fue fusilada en septiembre de 1936, al inicio de la Guerra Civil española.
Pruebas de ADN permiten identificar los restos de la primera alcaldesa republicana de España, asesinada por franquistas

El análisis genético de unos restos humanos localizados hace un mes en una fosa común en el cementerio de Fuendejalón (Zaragoza) ha confirmado que estos corresponden a María Domínguez Remón, la primera alcaldesa republicana de España, que fue asesinada por los franquistas durante el inicio de la Guerra Civil española (1936 - 1939).

Las primeras investigaciones tras la exhumación ya permitieron deducir que los restos hallados pertenecían muy probablemente a esta histórica edil de la vecina localidad de Gallur, que falleció a causa de un tiro en la nuca. Tan sólo faltaba que las pruebas de ADN lo confirmaran.

Sin embargo, la certeza sobre su identidad era tal, que la propia vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, rindió ya en aquel momento su particular homenaje a la alcaldesa asesinada.

Domínguez fue fusilada el 7 de septiembre de 1936 junto a otros tres hombres en Fuendejalón. Hacía tres años que había dejado de ser la alcaldesa de Gallur, y por entonces se dedicaba a la docencia y al periodismo.

En la fosa común, los operarios encargados de la exhumación pudieron recuperar también el fragmento de un objeto personal de la alcaldesa: una peineta. 

María Domínguez Remón fue periodista, poeta y militante socialista. Defendía la educación para todos, especialmente para las mujeres, y aunque su figura cayó en el olvido durante el franquismo, se ha recuperado a partir de los años 90 a través de su reivindicación por parte del movimiento feminista.

En la página web de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica se pueden leer algunos de sus textos, publicados en el diario 'Ahora'.

"Mis padres eran unos pobres jornaleros del campo que no sabían leer ni escribir. Naturalmente, a mí también, en cuanto pude, me pusieron a trabajar", relataba la alcaldesa en uno de esos textos, que también reflejaban su temprano interés por el conocimiento y la cultura: "En los ratos libres deletreaba todos los impresos que caían en mis manos, romances de ciego, libros, cuentos de la escuela y cosas así. Me gustaba mucho. A mi madre en cambio, la enfadaba", recordaba Domínguez Remón. 

Sus restos permanecerán en Fuendejalón, pero ya no en una fosa común, sino en una sepultura "digna", tal como han asegurado desde la Asociación de Familiares y Amigos de los Asesinados y Enterrados en Aragón, entidad promotora de su exhumación e identificación. 

rtnoticiasrtnoticias
Covid19