Actualidad

"El precio incalculable" de salvar al mundo: Asistente presidencial ruso recuerda a las víctimas soviéticas en la II Guerra Mundial

Publicado:
A pesar de las "pérdidas sin precedentes", el pueblo soviético, víctima de la agresión, sobrevivió y se convirtió "en una nación victoriosa", recuerda Vladímir Medinski.
"El precio incalculable" de salvar al mundo: Asistente presidencial ruso recuerda a las víctimas soviéticas en la II Guerra Mundial

Vladímir Medinski, asistente del presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha publicado un artículo con motivo del 78.º aniversario de la liberación de la ciudad de Rzhev de los invasores nazis, en el que recuerda las cuantiosas pérdidas de la URSS y el "genocidio" del pueblo soviético durante la Gran Guerra Patria, como se denomina en Rusia el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial entre 1941 y 1945.

Tras señalar que el respeto por la memoria de las víctimas requiere "explicar y confirmar las cifras de nuestras pérdidas humanas y materiales", Medinski recuerda que la cifra oficial de las bajas totales al día de hoy se estima en 26,6 millones de personas, mientras que la disminución total de la población durante los años de guerra ascendió a 37,2 millones.

La culpa de estas pérdidas "recae íntegramente en el agresor", independientemente de si estas personas "fueron víctimas de la política de exterminio, murieron en el frente o fallecieron por el deterioro de las condiciones de la vida", indica el autor del artículo.

Las víctimas entre la población civil se calculan en 13,7 millones de personas, de los que al menos 7,4 millones fueron asesinados deliberadamente: fusilados, quemados y enterrados vivos. Aunque este número de 13,7 millones ya "es asombroso", la cifra real sería aun mayor, sugiere el asistente presidencial ruso.

"El genocidio"

Entretanto, el número oficial de pérdidas del Ejército Rojo, según el Ministerio de Defensa, es de 8,67 millones de personas, o 11,9 millones si se tienen en cuenta las pérdidas por todas las causas (los asesinados, muertos por heridas y enfermedades, desaparecidos y capturados). Mientras tanto, una parte de los fallecidos "todavía no se ha contabilizado en ningún lado", como los partisanos o, simplemente, hombres en edad de reclutamiento que fueron capturados en territorios ocupados y que a menudo terminaron en campos de prisioneros de guerra, a pesar de que no eran militares. Según Medinski, los nazis exterminaron deliberadamente a aproximadamente 3,1 millones de prisioneros de guerra soviéticos —alrededor del 60 % del número de prisioneros—, de los que "cientos de miles" eran, en realidad, civiles.

En este sentido, el político asegura que los prisioneros de guerra soviéticos exterminados por los alemanes, independientemente de que sean civiles o soldados, pueden ser incluidos entre las víctimas de la política de genocidio, pues "en ninguna guerra, al menos en la historia cristiana de la humanidad, ningún estado ha destruido o llevado a la muerte por agotamiento y tortura a casi el 60 % de los prisioneros", como hicieron los nazis. A modo de comparación, la tasa de muerte en el cautiverio alemán para los soldados de los aliados (EE.UU., Inglaterra, Francia) es de entre el 3 % y el 4 %, señala el asistente presidencial.

En general, Medinski opina que "deberíamos comenzar a hablar de las pérdidas humanas de la URSS durante los años de la guerra con una cifra de 37,2 millones de personas", mientras que, para obtener datos precisos, todavía se necesita mucho trabajo por parte de científicos, archiveros y demógrafos.

El asistente de Putin subraya que los nazis querían destruir "a toda la población" del país, independientemente de su afiliación étnica o religiosa, por lo que no le cabe duda de que se trataba de un genocidio.

"Preservar la verdad"

No obstante, ahora a la URSS no solo se la excluye a menudo de la lista de potencias vencedoras, sino que a veces se la acusa de "desencadenar la guerra", como lo insinúa la Unión Europea, se lamenta Medinski, quien denuncia que, en el siglo XXI, "la rehabilitación del nazismo se ha infiltrado en nuestro mundo".

"A nadie se le ocurriría hoy en día referirse a los judíos, romaníes y serbios como los culpables del estallido de la Segunda Guerra Mundial", indica el autor, que se pregunta "por qué viene a la mente esto en relación con los rusos y otras nacionalidades del pueblo soviético", que también son víctimas del genocidio. "La única diferencia" es que el pueblo soviético, víctima de la agresión, después de haber sufrido "pérdidas sin precedentes", sobrevivió y se convirtió "no en otra nación víctima, sino en una nación victoriosa", destaca Medinski.

"El precio incalculable" que pagó Unión Soviética en la lucha contra el fascismo es el precio de "salvar a todos los que sobrevivieron", de rescatar a toda Europa y al mundo entero del "diablo del nazismo", asevera el político, quien hace un llamamiento para "preservar la verdad sobre la Segunda Guerra Mundial" y a hacer que "nunca más haya una guerra".

Para leer el artículo completo, haga clic aquí

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

rtnoticiasrtnoticias
Covid19