Actualidad

"Ahora ya sé que va a pasar, por eso no tengo miedo": Habla Ana Estrada, la mujer peruana que consiguió que la Justicia le concediera la eutanasia

Publicado:
"En el 2015 me hospitalizaron por tener debilidad respiratoria. Por eso es que ahora estoy postrada en cama casi las 24 horas", relata la mujer, que desde los 12 años sufre una enfermedad degenerativa.
"Ahora ya sé que va a pasar, por eso no tengo miedo": Habla Ana Estrada, la mujer peruana que consiguió que la Justicia le concediera la eutanasia

El pasado 25 de febrero, el Décimo Primer Juzgado Constitucional de la Corte Superior de Justicia de Lima, en Perú, ordenó al Ministerio de Salud respetar la voluntad de Ana Estrada Ugarte, de 44 años, de poner fin a su vida mediante la eutanasia.

"El día del fallo fue muy muy emocionante. Recibí la noticia con mucha alegría", cuenta Estrada.

Esta mujer explica que desde los 12 años sufre una enfermedad degenerativa llamada polimiositis. Durante una etapa pudo llevar una vida relativamente normal: se graduó de psicóloga y ejerció algunos años. Sin embargo, el avance de la enfermedad provocó que poco a poco fuese perdiendo la fuerza muscular hasta postrarla en una cama.

"En el 2015 me hospitalizaron por tener debilidad respiratoria. Por eso es que ahora estoy postrada en cama casi las 24 horas; solamente puedo estar en la silla de dos a cuatro horas", relata.

Ante esa situación, comenzó a escribir un blog, que se llama 'Ana busca la muerte digna', donde decidió publicar su deseo de recurrir a la eutanasia.

Lo que dice la ley

Estrada dice que inició una investigación, a solas, sobre el tema en Perú y luego consultó a abogados, quienes le dijeron que en su país era "imposible" llevar a cabo el procedimiento. Entre otras cosas, quienes le ayudarían a morir, según el artículo 112 del Código Penal, serían penalizados.

Ese artículo reza: "El que, por piedad, mata a un enfermo incurable que le solicita de manera expresa y consciente para poner fin a sus intolerables dolores, será reprimido con pena privativa de libertad no mayor de tres años".

"No solamente era la enfermedad lo que me hacía sufrir y sentirme presa, sino era esta pena, este artículo 112 del Código Penal, que criminaliza a cualquier persona que me ayude a morir. Me di cuenta que eso era lo que a mí me hacía sentir que no tenía la libertad de poder elegir", enfatiza Estrada.

Pese a ello, además del blog, lanzó una petición en la plataforma 'Change.org', para pedir a las autoridades peruanas que le permitieran realizar una muerte asistida, y la Defensoría del Pueblo de Perú presentó en su nombre una acción de amparo ante la Corte Superior de Justicia, que falló a su favor.

Estrada cuenta que antes del fallo vivía "con miedo" y "con incertidumbre" de no saber lo que pasaría en su caso.

"Ahora ya sé que va a pasar y eso lo que hace es que yo ya no tenga miedo", manifiesta.

La sentencia, además de pedir al Ministerio de Salud que respete la decisión de Estrada, ordena que no se aplique el artículo 112 del Código Penal peruano a los profesionales que lleven a cabo el procedimiento de eutanasia.

rtnoticiasrtnoticias
Covid19