Actualidad

Argentina y el Club de París: seis décadas de una deuda que a Alberto Fernández le urge renegociar

Publicado:
El Gobierno confía en una reestructuración después del apoyo de la mayoría de países europeos.
Argentina y el Club de París: seis décadas de una deuda que a Alberto Fernández le urge renegociar

Argentina debía pagar este lunes la última cuota de la deuda que mantiene con el Club de París y que asciende a 2.400 millones de dólares. Pero, con el país sumido en la crisis económica que heredó y que se agravó con la pandemia, el Gobierno encabezado por Alberto Fernández no está en condiciones de cumplir con ese vencimiento.

La apuesta a partir de ahora es que en los 60 días siguientes que forman el plazo de gracia para que Argentina evite la cesación de pagos ('default'), se alcance una reestructuración que no abulte todavía más el monto de una deuda que se mantiene como una sombra que complica de manera permanente las endebles cuentas públicas.

En ese afán, Fernández realizó a mediados de mes una gira en Europa para reunirse con el primer ministro de Portugal, Antonio Costa; los presidentes de España, Pedro Sánchez, y Francia, Emmanuel Macron, y el presidente del Consejo de Ministros de Italia, Mario Draghi.

Todos ellos le dieron su apoyo para resolver tanto la deuda con el Club de París, como la renegociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), al que le debe 42.000 millones de dólares.

En ese viaje, al presidente argentino solo le faltó reunirse con la canciller alemana Angela Merkel, pero la agenda se completó la semana pasada, ya que ambos sostuvieron una videoconferencia en la que la líder europea sumó su respaldo.

Más allá del aval político, que es fundamental, el Gobierno necesita que el Club de París acepte una prórroga del pago, ya que ello ayudaría a que la economía argentina se recupere con el objetivo de que, en el mediano plazo pueda pagar, por fin, una deuda que arrastra desde hace más de seis décadas y que parece interminable.

La gran condición, sin embargo, es que el FMI avale previamente el acuerdo. Por eso, durante su gira el presidente también se reunió con la directora del organismo, Kristalina Georgieva, en Roma. El encuentro se programó a último minuto. Y la sede del encuentro no fue casual, ya que desde el año pasado el Papa Francisco ha intervenido para ayudar a la renegociación de la deuda de su país natal.

Antecedentes

El Club de París es un conjunto informal de prestamistas. Sus miembros permanentes son Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Canadá, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Irlanda, Israel, Italia, Japón, Corea del Sur, Holanda, Noruega, Rusia, España, Suecia, Suiza, Reino Unido y EE.UU.

De ahí la importancia de que Alberto Fernández haya conseguido el apoyo de varios gobiernos de esos países, sobre todo de Alemania, España e Italia, que junto con Japón y Holanda son los principales acreedores de Argentina.

La relación es simbiótica desde el nacimiento de la institución, ya que se formalizó en 1956, precisamente para tratar la deuda del país sudamericano, que enfrentaba una grave crisis de reservas que le impedía pagar sus vencimientos. Gracias a ese primer acercamiento, Argentina pudo refinanciar una deuda que, en ese momento, alcanzaba los 500 millones de dólares.

Desde entonces, el país logró nueve acuerdos. Ahora va por el décimo.

Uno de los capítulos de mayor tensión se dio en diciembre de 2001, ya que el expresidente interino Adolfo Rodríguez Saá decretó el default de la deuda, en medio de una de las peores crisis económicas padecidas por la sociedad argentina.

En el caso del Club de París, el resultado de esta cesación fue la imposición de multas que aumentaron la deuda de 4.600 a 7.000 millones de dólares.

En 2003, cuando comenzó a gobernar, el fallecido expresidente Néstor Kirchner puso en marcha un ambicioso y exitoso programa sobre la deuda externa, con el que logró un canje de bonos que representaron una reestructuración histórica por el nivel de adhesión. En 2006, Argentina sorprendió al mundo al cancelar los 10.000 millones de dólares que le debía al FMI.

Más tarde regularizaría otras deudas, pero la del Club de París se mantuvo en default hasta el 2014, con una tasa de intereses punitorios del 7,2 % anual, que significó que ese año las multas representaran ya más de una tercera parte del total de una deuda que ascendía a 9.700 millones de dólares.

Interminable

La última renegociación se concretó en mayo de 2014, cuando el Gobierno de la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner (hoy es vicepresidenta) alcanzó un acuerdo para pagar la deuda con al Club de París. El pacto era cubrir el monto total a un plazo de cinco años, con un cronograma de pagos mínimos anuales.

En caso de incumplimiento, Argentina tendría que pagar intereses muy altos, del 4,5 % al 9,0 %. Para evitarlo, el país debería haber terminado de pagar en 2019.

Después de ese último acuerdo, Mauricio Macri ganó las presidenciales de 2015 y durante sus cuatro años de Gobierno, que terminaba precisamente en 2019, pagó solamente el 64 % de la deuda con el Club de París. Equivale a 6.160 millones de dólares.

De esta forma, quedó un remanente de deuda de 1.800 millones de dólares que, por exceder ya el plazo de cinco años y por la aplicación de los intereses punitorios, ya llega hoy a los 2.400 millones. Y que es el monto que el ministro de Economía, Martín Guzmán, intentará renegociar a partir de esta semana.

Cecilia González

rtnoticiasrtnoticias
Covid19