Actualidad

Migración, desarrollo en Centroamérica y el tema 'vetado' por México: los ejes de la reunión entre López Obrador y Kamala Harris

Publicado:
El mandatario recibió este martes a la vicepresidenta estadounidense, quien se reunió el lunes con el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei.

Después del controvertido llamado de la vicepresidenta de EE.UU., Kamala Harris, a los migrantes sin papeles en Guatemala, la segunda a bordo de la Casa Blanca se reunió este martes con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para insistir en la agenda de Washington que busca frenar la migración irregular desde Centroamérica.

Tras el encuentro, Harris y López Obrador acordaron trabajar juntos para abordar las causas de raíz que originan la migración, mediante el desarrollo económico de Centroamérica. "Los dos Gobiernos trabajarán juntos para fomentar el desarrollo agrícola y los programas de empoderamiento de los jóvenes en El Salvador, Honduras y Guatemala", apuntó la Casa Blanca en un comunicado de prensa. 

Por su parte, Washington se comprometió a fomentar una inversión de 250 millones de dólares destinada al sur de México, que buscará fortalecer las cadenas de valor rurales, como el cacao, el café y el ecoturismo. 

Además, mediante la Corporación Financiera para el Desarrollo Internacional de EE.UU. (DFC, por sus siglas en inglés), se otorgarán préstamos para respaldar hipotecas y viviendas asequibles, la mitad de ellas en el sur de México. 

EE.UU. requiere la cooperación de su socio mexicano, con el que comparte una frontera común de más de 3.000 kilómetros, el último tramo que recorren los migrantes para tratar de llegar al territorio estadounidense. Poner un tapón a ese flujo es la prioridad para la administración de Joe Biden, que se comprometió a dar marcha atrás a las políticas de su antecesor, Donald Trump.

Los críticos de Biden aseguran que ese discurso ha causado un "efecto llamada" en los migrantes irregulares, aunque Harris –comisionada especialmente para abordar el tema con Centroamérica– ha dejado claro que las personas que huyen sin papeles de sus países, en búsqueda de mayores oportunidades, no son bien recibidas por Biden. Ayer, durante la conferencia de prensa con el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, la vicepresidente estadounidense fue tajante a quienes pretenden emprender el viaje: "No vengan a EE.UU., no vengan". 

En el marco del encuentro bilateral, se anunció la creación de un grupo de operaciones para combatir el tráfico de personas. Mediante este mecanismo, las agencias de seguridad y justicia de México y EE.UU. compartirán información para congelar cuentas bancarias y perseguir a los grupos criminales dedicados a estas actividades. 

Dos miradas sobre la migración

A su encuentro en el Palacio Nacional de Ciudad de México, López Obrador y Harris encabezaron la firma de un memorando de entendimiento en materia migratoria para establecer el marco de cooperación con miras al desarrollo de Centroamérica.

La visión de México, más allá de desplegar la presencia militar en sus fronteras norte y sur para frenar el paso a los migrantes, es "atender las causas" que alientan la migración en países como Honduras, El Salvador y Guatemala. Para ello, ha fomentado –con dificultades y retrasos– programas como "Sembrando Vida" y "Jóvenes construyendo futuro", iniciativas que ofrecen apoyos directos a la población de esas naciones.

Después de la rápida firma del memorando y antes de la foto oficial con Harris, López Obrador insistió en esa idea sobre su reunión de este martes: "Vamos a hablar del tema migratorio, pero atendiendo las causas en lo fundamental".

Entretanto, la postura de Washington sigue siendo impedir que los migrantes irregulares lleguen a su territorio: ya sea mediante la cooperación con terceros países, con una política de devoluciones o el financiamiento a programas de desarrollo para Centroamérica, aunque con letras pequeñas supeditadas a la lucha anticorrupción.

La víspera, Harris no dejó resquicios para la duda sobre la férrea política de la Casa Blanca para con los migrantes sin papeles: "EE.UU. seguirá reforzando las leyes y la seguridad en la frontera. Y creo que si vienen a nuestra frontera, serán devueltos. Desalentemos a nuestros amigos y familiares de embarcarse de un viaje extremadamente peligroso", dijo en Guatemala.

Lo que sí (y lo que no)

A principios de esta semana, López Obrador confirmó que el tema de la migración estaría sobre la mesa en la reunión privada con Harris, aunque también asomó otros aspectos que podrían ser de interés para su Gobierno.

Uno de ellos tiene que ver con el financiamiento que el gobierno de EE.UU. le otorga a organizaciones políticas de oposición en México, algo que ha sido denunciado por el mandatario en varias oportunidades. En su conferencia del lunes, adelantó: "Vamos a seguir exigiendo de buen modo que esos apoyos se retiren, porque no es correcto, y otro tipo de cosas que también vamos a tratar en su momento".

Sin embargo, López Obrador matizó estas declaraciones con el agradecimiento a Washington por el envío de más de un millón de vacunas contra el covid-19 del laboratorio Johnson & Johnson, y la "buena relación" que tiene actualmente su Gobierno con EE.UU.

"Estamos trabajando bien y los respetamos mucho, por eso no puedo ahora tocar otros temas, porque tenemos esta visita", dijo el mandatario, aunque no descartó que pudiera plantear otros asuntos "para que también en el terreno de política exterior se entienda de que México es un país independiente, libre y soberano".

"No aceptamos que nadie venga a ofendernos", zanjó. Lo que no está en agenda, a diferencia del itinerario que cumplió Harris en Guatemala, es la cooperación anticorrupción. Ayer, EE.UU. pactó la creación de una comisión de transparencia para tutelar a las instituciones del país centroamericano.

Al ser consultado por un periodista sobre este asunto, López Obrador respondió: "Lo planteamos todos los días aquí y lo voy a seguir diciendo, pero formalmente no está en la agenda. El tema principal de la agenda es el de la migración".

Sobre este punto, el presidente mexicano insiste en atender las causas de la migración porque "nadie sale de su país por gusto", sino por necesidad, y ha solicitado el apoyo económico de EE.UU. para que financie su programa de desarrollo en Centroamérica. "Consideramos que la vicepresidenta Kamala Harris entiende esto, por eso su interés en reunirse con nosotros", dijo López Obrador el lunes. 

No obstante, el enfoque de EE.UU. es condicionar la ayuda a los países del llamado "Triángulo Norte" de Centroamérica a la implementación de programas de tutelaje sobre corrupción, una propuesta que ya le ha traído problemas con El Salvador y que difiere del enfoque de México. El pulso entre esas visiones tuvo su primer hito este martes.

Nazareth Balbás y José Beltrán

rtnoticiasrtnoticias
Covid19