Actualidad

"No voy a denunciar": la respuesta de López Obrador al espionaje ilegal en su contra por parte del Gobierno de Peña Nieto

Publicado:
El presidente respondió a las revelaciones de que por lo menos 50 personas de su entorno fueron hackeadas.
"No voy a denunciar": la respuesta de López Obrador al espionaje ilegal en su contra por parte del Gobierno de Peña Nieto

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, aseguró este martes que no interpondrá ninguna denuncia por el espionaje masivo e ilegal que, de acuerdo con una investigación internacional, llevó a cabo en su contra su antecesor Enrique Peña Nieto.

También se comprometió a que, en caso de que todavía existan y estén vigentes, cancelará los contratos del Gobierno federal con la empresa israelí NS Group, que vendió el software Pegasus con el que fueron atacados por lo menos 15.000 teléfonos en México durante 2016 y 2017.

El domingo, una investigación en la que participaron más de 15 medios y organizaciones internacionales reveló que la firma israelí, que supuestamente vende programas para espiar a terroristas y grandes criminales, seleccionó para infiltrarse por lo menos 50.000 celulares de más de 50 países .

La mayor cantidad de ataques ocurrió en México, en donde trataron de infiltrar más de 15.000 celulares. Algunas de las principales víctimas eran activistas de derechos humanos, periodistas y políticos, sobre todo opositores a Peña Nieto.

En el caso de López Obrador, fueron espiadas alrededor de 50 personas de su entorno más cercano, entre familiares, incluida su esposa Beatriz Gutiérrez Muller, y colaboradores cercanos, lo que demuestra el interés que tenía el Gobierno de Peña Nieto en saber todos sus movimientos, ya que para entonces era el principal líder de la oposición.

Sin embargo, el presidente aseveró este martes que él ha sido espiado desde los años 70, pero no tiene caso interponer ninguna denuncia porque sería un proceso interminable.

"Desde luego me espiaban durante uno, dos años, bueno, mucho más, pero ahora se da a conocer que también espiaban a mi esposa, a mis hijos, bueno, hasta al médico que me atiende, al cardiólogo (...), pero eso no solo era en mi caso, era a periodistas, era a todos", explicó.

Ética

López Obrador también denostó el gasto de fondos públicos que implicó este espionaje masivo que, aseguró, su Gobierno ya no comete.

"[El espionaje] es realmente una vergüenza y es una prueba irrefutable de que imperaba un gobierno o estábamos sometidos a un gobierno autoritario, antidemocrático, que violaba los derechos humanos, el Estado era el principal violador de los derechos humanos", acusó.

Lo que sí es importante, agregó, es "saber que desgraciadamente todo esto se padeció y hacer el compromiso de no repetirlo".

López Obrador reiteró que, para él, la política es un imperativo ético y por eso desapareció el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), uno de los principales organismos sospechosos de los seguimientos.

"Lo que hay de inteligencia tiene que ver con el combate al crimen, es para proteger a los ciudadanos, no para estar espiando a opositores, a periodistas, a dirigentes políticos, a dirigentes de partido, a dueños de grandes empresas, a las iglesias", señaló.

Con respecto a NS Group, reconoció que no tenía información certera sobre sus contratos con el Gobierno mexicano, por lo que iniciará una investigación, ya que, si todavía están vigentes, habrá que suspenderlos.

"Yo no creo que exista, pero de todas maneras hay que hacer la revisión y de lo que, repito, no tengo duda es de que nosotros no espiamos a nadie. Por eso somos distintos, porque ¿cómo, si fuimos espiados durante muchos años vamos a llegar al gobierno a hacer lo mismo?", explicó.

rtnoticiasrtnoticias