Actualidad

Descubren que los nidos de las avispas producen un intenso brillo verde fluorescente que puede ser visto a hasta 20 metros de distancia

Publicado:
De acuerdo a los investigadores, los elementos responsables de producir el fenómeno de la biofluorescencia podrían encontrarse en una proteína de la seda producida por los capullos de las avispas.
Descubren que los nidos de las avispas producen un intenso brillo verde fluorescente que puede ser visto a hasta 20 metros de distancia

La capacidad de un organismo vivo o una biomateria para absorber la luz y reemitirla en una longitud de onda diferente, un fenómeno conocido como biofluorescencia, es una de las características más notables en el reino animal, y ha sido documentada principalmente en especies marinas. Sin embargo, recientes investigaciones han identificado cada vez más organismos terrestres que la presentan, siendo los capullos de varias especies de avispas asiáticas los últimos en sumarse a esta lista.

De acuerdo a un estudio publicado este miércoles en el Journal of the Royal Society, un equipo internacional de investigación descubrió que los nidos de distintas especies de avispas del género 'Polistes', conocidas como avispas de papel, que habitan en los bosques tropicales del norte de Vietnam, presentan un intenso brillo verde fluorescente que puede ser visto por los humanos desde varios metros de distancia al ser iluminados con luz negra ultravioleta.

Durante las investigaciones, los expertos analizaron los espectros de la fluorescencia de los nidos de las especies 'Polistes brunetus', 'P. lepcha', 'P. japonicus' y una especie de 'Polistes' no identificada, descubriendo estrechas bandas de emisión en el rango verde del espectro visible, así como rendimientos cuánticos de fluorescencia de hasta el 35 %, uno de los más potentes registrados en el reino animal.

Según detallan los científicos, una serie de pruebas de microscopía revelaron la presencia de fluorescencia específicamente en las fibras de los capullos que envuelven a las larvas, lo que sugiere que los fluoróforos, los compuestos químicos responsables de la fluorescencia, están presentes en una proteína de la seda producida por las avispas.

Actualmente, las posibles funciones biológicas de las propiedades de fluorescencia del biomaterial estudiado no son del todo claras. En este sentido, una de las hipótesis sugiere que si las avispas pueden ver el intenso resplandor verde, cuyo espectro está dentro del rango general de visión de estos insectos, la biofluorescencia podría funcionar como una especie de marcador que les ayuda a identificar su nido, especialmente al amanecer y al anochecer, momento en el que hay un poco de luz ultravioleta procedente del sol.

Otra de las posibilidades, señalan los investigadores, es que las proteínas fluorescentes protejan a las larvas en desarrollo al absorber la dañina radiación ultravioleta del sol, impidiendo que entre en el capullo. Asimismo, se sospecha que la luz verde adicional podría ayudar a las pupas en su desarrollo al reforzar el ciclo día-noche, como una especie de lámpara solar, durante los días nublados o de lluvia.

Ahora, los académicos planean continuar con sus estudios para identificar y aislar el compuesto proteínico que causa el brillo en la seda de las avispas, con la intención de descubrir una nueva fuente de biofluorescencia, la cual ha revolucionado la ciencia biomédica. 

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

rtnoticiasrtnoticias
Covid19