Actualidad

Polémica entre el alcalde de Cali y el ministro de Defensa de Colombia por la restauración de la estatua del conquistador español Belalcázar

Publicado:
La estatua fue derribada el 28 de abril, en la primera jornada de una oleada de movilizaciones en varias ciudades del país.
Polémica entre el alcalde de Cali y el ministro de Defensa de Colombia por la restauración de la estatua del conquistador español Belalcázar

El alcalde de la ciudad colombiana de Cali, Jorge Iván Ospina, arremetió contra el ministro de Defensa, Diego Molano, quien anunció la restauración de la estatua del conquistador español Sebastián Belalcázar, derribada el 28 de abril, en la primera jornada de una oleada de movilizaciones en varias ciudades del país.

En declaraciones a la prensa, Molano dijo que así como se restaurará esa estatua, también se tomará en cuenta la restitución de otros monumentos del "pueblo afro, indígena, mest­izo y, por supuesto, también del español".

"No podemos negar nuestro linaje y la integración de culturas y de razas que tenemos en la ciudad de Cali", aseveró Molano, para justificar la decisión sobre la estatua de Belalcázar.

"Y el señor ministro que mande en Bogotá, que aquí mandamos los caleños", replicó Ospina.

En las redes sociales, el ministro respondió: "Alcalde, le sugiero que mejore la comunicación con su Secretario de Seguridad, quien ayer dio a los caleños la buena noticia del regreso de la estatua de Belálcazar a la Colina de San Antonio en su ciudad. Felicitamos a la administración por esta decisión".

Mientras, en una entrevista en Blu Radio, Carlos Soler, secretario de Seguridad de Cali, aseguró que todo fue "un malentendido".

"Es un malentendido de parte y parte. Hay que calmar las aguas. La información al ministro de Defensa se la entregué yo, cuando me preguntó por la estatua", sentenció.

Los indígenas colombianos del pueblo Misak derribaron a finales de abril la estatua Belalcázar, que fue emplazada en el oeste de Cali, el 25 de julio de 1937, en homenaje al conquistador, considerado el fundador de la ciudad en 1536.

Días después, los indígenas de misak también tumbaron la estatua del conquistador español y fundador de Bogotá, Gonzalo Jiménez de Quesada.

"Gonzalo Jiménez de Quesada fue históricamente el más grande masacrador, torturador, ladrón y violador de nuestras mujeres y nuestros hijos", señaló entonces el el Movimiento de Autoridades Indígenas del Sur Occidente (AISO).

rtnoticiasrtnoticias
Covid19