Actualidad

Los puntos clave del acuerdo alcanzado entre el Gobierno y los transportistas en España (y por qué no supone el fin del paro y las protestas)

Publicado:
En las estanterías de los supermercados ya escasean algunos productos, como el aceite de girasol, la harina y la leche, mientras que algunas empresas han tenido que suspender la producción.

Este jueves, el Gobierno de España y el Comité Nacional de Transporte por Carretera, el órgano que representa a las patronales del transporte y en el que no está incluida la organización que convocó el paro, han llegado a un acuerdo para aprobar ayudas al sector.

El acuerdo se produjo tras más de 12 horas de reunión, un encuentro que empezaba a las 11 de la mañana y que terminaba al filo de la medianoche. La medida estrella ha sido la rebaja de 20 céntimos de euro por litro en el combustible hasta el próximo 30 de junio, cuando podrá ser prorrogada.

El Ministerio de Transportes anunció el consenso entre ambas partes con el que esperan convencer a los transportistas que todavía secundan el paro indefinido, que comenzó hace 11 días. Sin embargo, la Plataforma Nacional por la Defensa del Transporte, convocante del paro, ha descartado poner fin al mismo y, de hecho, ha llamado a una masiva manifestación para este viernes frente a la sede del Ministerio en Madrid.

Hasta ahora el Ministerio de Transportes había rehusado reunirse con esta Plataforma, alegando que no eran los interlocutores legítimos del sector, al no formar parte del Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), el órgano en el que se encuentran representadas las diferentes patronales. Sin embargo, este viernes la ministra de Transporte, Raquel Sánchez, ha anunciado que se reunirá en esta misma jornada con esta parte de los transportistas.

1.050 millones de euros en ayudas

El acuerdo alcanzado la madrugada de este viernes se recoge en un documento en el que constan medidas mucho más ambiciosas que las que el Gobierno había puesto sobre la mesa hasta ahora. En total, el Ejecutivo estima que las ayudas al sector sumarán más de 1.050 millones de euros.

El grueso de ese importe, más de 600 millones de euros, se destinará a una bonificación de 15 céntimos por litro de combustible para los profesionales, a los que se sumarán otros 5 céntimos aportados por las petroleras. Se estima que esta medida supondrá un ahorro de unos 700 euros mensuales por camión.

Otros 450 millones de euros se concederán en ayudas directas al sector de transporte, desglosados de la siguiente manera: 1.250 euros por camión, 950 por autobús, 500 por furgoneta y 300 por vehículo ligero, como taxis o ambulancias. Estas ayudas tendrán un límite máximo de 400.000 euros por empresa.

Asimismo, se ha acordado la ampliación de los vencimientos de los préstamos del Instituto de Crédito Oficial (ICO) y aumentar hasta los 20 millones de euros, el doble de la cuantía actual, las ayudas para el abandono de la profesión de transportista.

El documento suscrito incluye el compromiso del Gobierno de elaborar un borrador de proyecto de ley antes del 31 de julio para adherir al sector transportista a los principios de la ley de la cadena alimentaria con los objetivos de evitar el abuso de la subcontratación y que se paguen precios inferiores a los costes del servicio.

Sin rebajas impositivas

Por otro lado, el acuerdo no contempla rebajas de impuestos en el sector. Desde el Gobierno se sostiene que los tipos impositivos son ya muy bajos y apenas hay margen para rebajarlos.

Los transportistas ya se desgravan el IVA que abonan, mientras que el impuesto a los hidrocarburos es casi el mínimo permitido por la normativa europea.

"Bajar impuestos no sería una solución", explicaba este viernes la vicepresidenta y ministra de Economía, Nadia Calviño, que apuntó que "los impuestos de los carburantes son de los más bajos de Europa y los transportistas nos han dicho que la solución no pasa por una rebaja del IVA".

Un sector al borde del colapso

El paro de los transportistas se inició el pasado 14 de marzo. Convocado por una organización considerada minoritaria en el sector, fue sumando fuerzas hasta lograr que las mayores patronales lo secundaran.

Sus efectos tardaron pocos días en hacerse notar y desde finales de la semana pasada se produjo un goteo de anuncios de diferentes empresas de que debían parar su producción al no tener los insumos necesarios y no contar con medios de distribución de sus productos.

Empresas lácteas, de elaboración de pastas, cerveceras, concesionarios y estaciones de servicio son algunas de las que ya han parado su actividad o han anunciado que lo harán en breve si el paro se prolonga en el tiempo. En las estanterías de los supermercados ya escasean algunos productos, como el aceite de girasol, la harina y la leche, mientras que hay advertencias de que otros comenzarán a hacerlo pronto. Además, el acaparamiento de la población, asustada por las noticias que llegan, está agravando esta situación.

Más medidas para paliar los daños

Además de la intensa negociación mantenida con el CNTC el Gobierno ha tomado algunas medidas para paliar el desabastecimiento, como un dispositivo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que han estado escoltando a transportistas que no secundaban los paros y que transportaban insumos de primera necesidad.

Asimismo, el martes el Ejecutivo aprobaba una resolución que permitía alargar la jornada de los conductores asalariados. Hasta ahora podían trabajar hasta 9 horas diarias con un máximo de 56 a la semana. Mientras que durante toda esta semana podrán prolongar su jornada durante 11 horas, hasta las 60 semanales.

El apoyo al paro comienza a decaer

Al igual que el pasado martes se vivió un punto de inflexión que intensificó los efectos del paro cuando se sumaron a él tres de las grandes patronales, este viernes parece que comienza a vivirse el efecto contrario.

Después del acuerdo logrado la pasada madrugada, algunos puntos comienza a verse aliviados, como es el caso del puerto de Barcelona, que ha comenzado a recuperar su actividad normal gracias a la escasa presencia de los piquetes informativos.

A esto se agrega que el jueves el sector pesquero desconvocó el paro de la flota, que se encontrada amarrada a puerto desde el pasado viernes, después de la reunión que mantuvo con el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas.

Así, Planas anunció que en el real decreto que verá la luz el próximo 29 de marzo, tras el próximo Consejo de Ministros, se incluirán medidas para que el incremento del precio del gasóleo se vea limitado en las cuentas de explotación y se agilizarán los plazos para la percepción de ayudas en este sector.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

RT en Español en vivo - TELEVISIÓN GRATIS 24/7